Nuevo

Batalla de Laon, 8-9 de marzo de 1814

Batalla de Laon, 8-9 de marzo de 1814


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Batalla de Laon, 8-9 de marzo de 1814

La batalla de Laon (8-9 de marzo de 1814) fue una derrota francesa que acabó con la esperanza de Napoleón de derrotar a Blucher por segunda vez durante la campaña de 1814 y lo obligó a retirarse a una posición entre los dos principales ejércitos aliados.

Al comienzo de la campaña, Napoleón no pudo evitar que Schwarzenberg y Blucher unieran grandes partes de sus ejércitos en el Aue y el Sena, pero logró escapar con la mayor parte de su ejército intacto en la batalla de La Rothiere (1 de febrero de 1814). Los aliados se habían dividido y tomado diferentes rutas hacia París, lo que permitió a Napoleón concentrarse contra Blucher y ganar una serie de derrotas sobre él en la Campaña de los Seis Días (Champaubert (10 de febrero), Montmirail (11 de febrero), Chateau-Thierry (12 Febrero) y Vauchamps (14 de febrero)). Luego giró hacia el sur y derrotó a Schwarzenberg en Mormant (17 de febrero de 1814), Valjouen (17 de febrero de 1814) y Montereau (18 de febrero de 1814), pero un intento de atrapar a Schwarzenberg nuevamente cerca del Aube fracasó.

Napoleón se enteró entonces de que Blucher estaba amenazando a Meaux en el Mosa y, por tanto, en París. Decidió dirigirse al norte para lidiar con esto, pero sufrió una serie de reveses en sus intentos de atrapar a Blucher al sur del Marne y luego al Aisne. El 3 de marzo, Winzingerode y Bulow, recientemente incorporados al mando de Blucher del Ejército del Norte, capturaron Soissons en el Aisne, dándole a Blucher una ruta a través de ese río. El 4 de marzo, Napoleón llegó a Fismes, al este de Soissons en el Veste, un tributo del Aisne, donde se enteró de que Soissons había caído y que Marmont y Mortier habían permanecido inactivos hacia el oeste esperando órdenes oficiales de moverse.

El 5 de marzo, Blucher cruzó el Aisne y se unió a sus refuerzos. Aunque había perdido la oportunidad de atrapar a Blucher cuando aún estaba relativamente débil, Napoleón decidió atacar de todos modos. Cruzó el Aisne en Berry-au-Bac, al este del punto de cruce de Blucher en Soissons, y ordenó a Mortier y Marmont que avanzaran hacia el este por el Aisne hasta Soissons, con órdenes de enmascarar a la guarnición prusiana allí, cruzar el río en Berry y unirse a Napoleón. en Laon. En esta etapa, Napoleón creía que Blucher estaba en plena retirada hacia el norte, y solo esperaba tener que enfrentarse a la retaguardia.

Ambos comandantes ahora juzgaron mal la situación. Blucher creía que Napoleón tenía alrededor de 90.000 hombres en total, pero todavía estaba dispuesto a intentar atraparlo en Craonne, al noroeste de Berry. El 6 de marzo colocó parte de su ejército en la meseta al oeste de Craonne, con otras fuerzas colocadas para atacar el flanco derecho francés una vez que estuvieran comprometidos en la meseta. Napoleón estropeó un poco este plan al llevar tropas a la meseta a última hora del 6 de marzo, pero al día siguiente ordenó a Ney que atacara, creyendo que solo se enfrentaba a una retaguardia. La batalla resultante de Craonne (7 de marzo de 1814) decepcionó a ambos bandos. El doble envolvimiento de Napoleón no se materializó debido a un mal momento. El ataque de flanqueo de Blucher también falló, y los aliados terminaron retirándose hacia el norte hacia Laon.

Después del final de la lucha en Caonne, Blucher ordenó a sus tropas que se concentraran en la cercana ciudad de Laon, donde planeaba librar una batalla defensiva. En esta etapa, Blucher supuso que Napoleón debía tener alrededor de 90.000 hombres para haber arriesgado el ataque a Craonne, pero Napoleón nunca tuvo tantos hombres en un campo de batalla durante 1814, y en Laon tenía menos de 30.000 hombres. El 8 de marzo hubo algunos combates limitados al sur de Laon, mientras que Marmont cruzó el Aisne en Berry y avanzó hacia el próximo campo de batalla.

La mayor parte de los combates del día 8 tuvo lugar en la carretera que corría hacia el suroeste desde Laon hacia Soissons. Mientras corría hacia el sur, atravesó los pueblos de Chivy y Etouvelles, y luego cruzó un pantano en una calzada para llegar a Urcel. Los aliados colocaron un regimiento jager en Chivy y otro en Etouvelles, protegido por artillería. Un ataque francés inicial a través del pantano fue rechazado, pero Napoleón fue informado de una carretera secundaria alrededor de Etouvelles (ya sea por un oficial con raíces locales o un aldeano). Un ataque nocturno dirigido por Ney se interpuso entre Chivy y Etouvelles. La guarnición de Etouvelles fue rápidamente derrotada, pero Chivy resistió durante varias horas y solo fue capturado después de una batalla de cuatro horas.

Primer día de la batalla - 9 de marzo

La línea de Blucher se centró en los suburbios del sur de Laon, Semilly y Ardon, donde apostaron a la infantería de Bulow. Su artillería estaba apostada en la misma zona, cubriendo las carreteras que se dirigían hacia Soissons (al suroeste) y Reims (al sureste). Kleist y Yorck, con más infantería, se apostaron al este de la ciudad. A la derecha estaba la caballería rusa del general Winzingerode. En reserva, detrás del centro de Blucher, estaba la infantería rusa al mando de Langeron y Osten-Sacken.

Al comienzo de la batalla, los aliados tenían alrededor de 100.000 hombres alrededor de Laon. Napoleón tenía alrededor de 40.000 bajo su mando directo, con otros 14.000 al mando de Marmont en algún lugar al este, lo suficientemente cerca para participar en la batalla, pero no lo suficientemente cerca como para comunicarse con el principal ejército francés.

Ambos comandantes juzgaron mal la situación a principios del 9 de marzo. Blucher creía que se enfrentaba a un ejército francés mucho más grande, mientras que Napoleón estaba seguro de que solo se enfrentaba a la retaguardia aliada, y que Laon podía caer a un golpe de estado. Como resultado, ordenó a Ney que dejara pasar a la caballería, con la intención de usar la caballería para hacer una demostración hacia el norte de la ciudad mientras Ney la atacaba desde el sur. En este punto, el ejército aliado estaba oculto por la niebla y la niebla.

El avance de la caballería fue rápidamente rechazado, cuando el caballo francés fue objeto de un intenso fuego de artillería desde el suburbio sur de Semilly. El avance temprano de la infantería también llegó a Semilly, donde estallaron fuertes combates. Los franceses también lograron llegar a Ardon, en el lado este de Laon, donde capturaron el pueblo pero fueron objeto de un intenso fuego.

La niebla se levantó alrededor de las 11.00 a. M., Lo que dio a ambos comandantes una mejor vista del campo de batalla. Al principio, Blucher no creyó lo que estaba viendo. El día anterior, un espía le había dicho que Napoleón tenía 90.000 hombres, por lo que el pequeño ejército visible al sur de Laon podría haber sido una trampa, diseñada para sacar a los aliados de sus fuertes posiciones defensivas. Esta teoría se reforzó alrededor del mediodía cuando llegaron noticias del hijo de Blucher, Oberst von Blucher, de que más tropas francesas se estaban acercando a Festieux, al este de Laon. Este era el jefe de la columna de Marmont, pero incluso si ambas fuerzas francesas hubieran logrado unirse, todavía habrían sido superadas en número por dos a uno.

Durante gran parte del día hubo dura lucha alrededor de Semilly y Ardon, y ambos lugares cambiaron de manos más de una vez. Napoleón no llegó al campo de batalla en persona hasta la 1 de la tarde y rápidamente se dio cuenta de que se enfrentaba a todo el ejército de Blucher. Ney y Mortier estaban a punto de mantenerse firmes, pero no más, por lo que convocó refuerzos al área.

Napoleón tuvo la suerte de que Blucher no hiciera más esfuerzos contra las fuerzas al sur de Laon. Ordenó al general Winzingerode que hiciera un ataque a la izquierda francesa, pero esto fue rechazado. Los franceses persiguieron, pero fueron detenidos cuando se encontraron con fuerzas aliadas más fuertes.

Blucher decidió hacer su principal esfuerzo contra la aislada derecha francesa, a las órdenes de Marmont. El cuerpo de Marmont se acercaba por la carretera de Reims. Esto lo enfrentó a la izquierda aliada (Kliest y Yorck), pero aunque los franceses eran superados en número en este flanco, a las 6 de la tarde habían capturado el pueblo de Athies, al norte de la carretera. Marmont entonces asumió que la pelea había terminado por el día. Sus hombres acamparon alrededor del pueblo, mientras que Marmont fue a descansar a un castillo cercano.

La actitud relajada de Marmont decidiría la batalla. Blucher se dio cuenta de que la derecha francesa estaba peligrosamente aislada y superada en número. También creía que Napoleón probablemente intentaría retirarse al este / sureste hacia Reims, por lo que un ataque a la derecha francesa también podría bloquear esa ruta. Se ordenó a Langeron y Sacken que apoyaran a Yorck y Kleist en el ataque a Marmont. Kleist iba a atacar a la izquierda de Marmont y a Yorck a la derecha.

El ataque comenzó alrededor de las 7 de la tarde y fue un éxito total. La avanzada francesa alrededor de Athies fue invadida en sus campamentos y huyó hacia el cuerpo principal del VI Cuerpo. Por un momento, el cuerpo principal casi se recuperó, pero luego fue alcanzado por la caballería de Langeron y la vanguardia de Kleist, y se rompió. Kleist incluso logró que algunos de sus hombres cruzaran la carretera de Reims, bloqueando el camino de Marmont, mientras se enviaba caballería para capturar el estrecho desfiladero de Festieux.

Marmont se salvó del desastre total gracias a dos golpes de suerte. Ese mismo día, había enviado al coronel Fabvier, con varios cientos de hombres, para intentar establecer contacto con Napoleón. Cuando Fabvier escuchó el sonido de la lucha, se dio la vuelta y llegó a tiempo para despejar la carretera de Reims y luego actuar como retaguardia mientras Marmont restablecía el orden. En Festieux, un grupo de 125 hombres de la Vieja Guardia, escoltando un convoy, luchó contra la caballería aliada. Los hombres de Marmont pudieron así escapar a Corbeny, a seis millas de Berry-au-Bac. Marmont había sufrido una derrota desastrosa, perdiendo alrededor de 3.000 a 4.000 hombres, al menos 40 cañones y 100 cajones de munición, incluidos algunos del parque de artillería de reserva.

Napoleón estaba ahora en peligro real y Blucher se dio cuenta. Dio órdenes de persecución vigente al día siguiente. Se ordenó a Yorck, Kleist y Sacken que continuaran por el camino hacia Berry, presionando a Marmont y uniéndose a las tropas frescas al mando del general St. Priest. Langeron debía avanzar por la derecha aliada e intentar cortar la retirada francesa.

En el lado francés, Napoleón puso en marcha planes para un nuevo ataque a Laon, pero de la noche a la mañana llegaron noticias del desastre de Marmont, y rápidamente se dio cuenta de que se necesitaba un nuevo plan. Incluso ahora calculó mal la situación y supuso que Blucher mantendría la mayoría de sus fuerzas en Laon y enviaría uno o dos cuerpos como máximo tras Marmont.

Segundo día de la batalla - 10 de marzo

Los franceses fueron salvados del desastre por Blucher, que cayó enfermo. Gneisenau, que asumió el mando del día, fue demasiado cauteloso para continuar con el ataque planeado y recordó a las tropas que perseguían a Marmont y a las que ya amenazaban con la retirada francesa. Kleist creía que Gneisenau estaba ocultando la muerte de Blucher y renunció a su mando (temporalmente). Langeron, que era el siguiente general de mayor rango, se negó a tomar el mando. Como resultado, el día pasó con poco más que escaramuzas, y de la noche a la mañana Napoleón pudo retirarse hacia Soissons.

Durante los dos días de lucha, los aliados perdieron 4.000 hombres. La fuerza principal de Napoleón sufrió 3.500 pérdidas, y Marmont volvió a sufrir tantas. La batalla fue una clara derrota para los franceses, pero después se les permitió retirarse. Blucher se trasladó al sureste hacia Berry, dando tiempo a Napoleón para reorganizar su ejército dañado.

Napoleón tuvo un gran éxito más durante la campaña de 1814, la liberación de Reims en un ataque nocturno el 13 de marzo. Luego decidió volverse contra Schwarzenberg, pero un intento de atrapar su retaguardia terminó en casi un desastre cuando los franceses se encontraron con el ejército principal aliado en Arcis-sur-Aube (20-21 de marzo de 1814) y tuvieron suerte de escapar. Napoleón luego se movió hacia el este hacia el Marne, con la esperanza de que su presencia en las áreas de retaguardia aliada los obligaría a retirarse. Luego decidieron ignorarlo. Marmont y Mortier fueron derrotados en La-Fere-Champenoise (25 de marzo de 1814) y obligados a retirarse a París. Se las arreglaron para detener a los aliados durante un día (batalla de Montmartre, 30 de marzo de 1814), pero a la mañana siguiente, París se rindió a los aliados. Esto socavó fatalmente a Napoleón, y pocos días después abdicó por primera vez.

Página de inicio napoleónica | Libros sobre las guerras napoleónicas | Índice de materias: Guerras napoleónicas


EPIC12 Laon (9-10 de marzo de 1814)

Antecedentes históricos
Los aliados tenían la intención de capturar París, pero después del fallido ataque de Blücher en febrero, optaron por retirarse cuando Napoleón se apresuró a ayudar a sus dos mariscales que cubrían la ciudad. Volviendo a Laon, una posición defensiva natural y un importante cruce de carreteras, Blücher desplegó su ejército de 90.000 hombres y esperó.
Napoleón ordenó a Ney y Mortier que atacaran las ciudades de Ardon y Semilly el 9 de marzo. Blücher decidió retener sus reservas, cuando vio el número relativamente pequeño de tropas francesas marchando hacia el ataque, creyendo que Napoleón debía estar tratando de girar su flanco. Napoleón, sin embargo, había comprometido casi toda su fuerza en la serie de asaltos frontales.
La lucha en este frente este día terminaría en un punto muerto. En la derecha francesa, Marmont tuvo más éxito y había capturado a Athies, pero había vivaqueado durante la noche para esperar la mañana para reanudar el ataque.
Durante la tarde, el reconocimiento de Blücher reveló que el flanco derecho francés estaba expuesto. Ordenó a Yorck y Kleist que atacaran la posición expuesta de Marmont. Los franceses fueron tomados con la guardia baja y fueron rechazados, pero una defensa decidida del Festieux Gap permitió que su maltrecho cuerpo escapara. La oportunidad de destruir las tropas de Napoleón al día siguiente se escapó cuando Blücher se enfermó y el mando pasó al líder conservador, el general Gneisenau, quien se preocupó de que las manifestaciones de Napoleón el día 10 todavía significaran que Napoleón tenía algo bajo la manga. Detuvo lo que seguramente habría sido el ataque para acabar con el ejército francés. Esto le dio a Napoleón y a lo que aún quedaba del ejército francés la oportunidad de retirarse lentamente.
El escenario está listo. Las líneas de batalla están trazadas y tú estás al mando. ¿Puedes cambiar la historia?

Orden de instalación

6 16 5 3 8

Notas de batalla

Ejército prusiano
• Comandante: Blücher
• 5 cartas de mando y 4 contadores de voluntad de hierro
• 5 cartas de táctico opcionales

6 1 2 2 1 1 1 3 3

Ejercito francés
• Comandante: Napoleón
• 6 cartas de mando
• 6 cartas de táctico opcionales
• Mover primero

4 2 1 3 1 1 1 1 2 4

Victoria
9 pancartas

Reglas especiales
• Los hexes de la ciudad forman un objetivo de estandarte de victoria de mayoría temporal por valor de 2 estandartes de victoria para el bando que ocupe la mayoría absoluta de estos hexes al comienzo del turno (Inicio de turno de estandarte de victoria de mayoría temporal)


Cómo Napoleón perdió París

Superado en Laon por el ejército aliado del mariscal de campo Gebhard von Blücher, Napoleón no tuvo más remedio que retirarse.

Archivo de Historia Mundial / Alamy Foto de stock

Michael V. Leggiere
Otoño 2016

A principios de marzo de 1814, Napoleón fue superado en Laon, Francia, por el ejército aliado del mariscal de campo Gebhard von Blücher, dejando la ciudad capital de París desprotegida.

A principios de noviembre de 1813, varias semanas después de su aplastante derrota en Leipzig, Napoleón condujo a menos de 60.000 soldados a Francia y luego continuó hasta París para supervisar la movilización de un nuevo ejército. Mientras tanto, sus mariscales destrozados se preparaban para defender la frontera francesa del Rin contra una inminente invasión aliada. No tuvieron que esperar mucho. El 20 de diciembre, el Gran Ejército de Bohemia, dirigido por el mariscal de campo Karl Philipp, príncipe de Schwarzenberg, cruzó el Alto Rin en Basilea. Doce días después, una fuerza aliada más pequeña, el ejército de Silesia del mariscal de campo Gebhard Leberecht von Blücher, cruzó el Rin cerca de Mainz. Schwarzenberg y Blücher habían planeado alcanzar sus respectivos objetivos de Langres y Metz para el 15 de enero.

El objetivo final de los aliados, por supuesto, era París, aunque los detalles de tal ofensiva quedaron sin resolver. Las diferencias de larga data se habían convertido en enemistades entre los miembros de la Coalición de Napoleón al considerar si Francia debería ser invadida y si Napoleón, a su vez, debería ser destronado. Los austriacos no querían invadir Francia y esperaban desesperadamente llegar a un acuerdo diplomático que mantuviera a Napoleón en el trono para contrarrestar el creciente poder de Rusia. El zar Alejandro I de Rusia quería deshacerse de Napoleón por completo.

Napoleón hizo su primera aparición en el campo el 29 de enero, justo a tiempo para atacar la retaguardia del ejército de Blücher en Brienne, en el noreste de Francia. Cada bando sufrió unas 3.000 bajas y cada uno reclamó la victoria. Tres días después, Blücher, ahora acompañado por las fuerzas de Schwarzenberg, le propinó a Napoleón una humillante derrota en La Rothière, a unos ocho kilómetros al sur de Brienne. Aunque Napoleón perdió solo 6.000 de sus 45.000 combatientes, se vio obligado a retirarse ante el abrumador número de miembros de la Coalición. Los aliados podrían haber terminado la guerra con una persecución general, pero Blücher carecía de nuevas reservas y las unidades de retaguardia de Schwarzenberg permanecieron demasiado distantes para participar. No obstante, mientras sus ejércitos permanecieran unidos, una victoria de Napoleón parecía imposible.

Increíblemente, los dos ejércitos de la Coalición se separaron. A raíz de la victoria en La Rothière, los aliados decidieron que la marcha hacia París debería comenzar, con el ejército de Blücher avanzando a lo largo del río Marne y el de Schwarzenberg por el Sena. Esa decisión le dio a Napoleón una oportunidad para enmascarar al lento Schwarzenberg y lanzar lo que se conocería como la "Campaña de los Seis Días" contra Blücher. A partir del 9 de febrero, derrotó a los prusianos y rusos de Blücher en cuatro batallas. Afortunadamente para Blücher, sin embargo, el cruce del Sena por Schwarzenberg hizo que Napoleón se retirara y se dirigiera al sur para enfrentarse al ejército de Bohemia. Después de reorganizarse y recibir refuerzos, Blücher hizo que el Ejército de Silesia marchara en solo dos días para responder al llamado de ayuda de Schwarzenberg. Como resultaron las cosas, no acabar con el ejército de Blücher equivalía a un error catastrófico por parte de Napoleón.

El 17 de febrero, Napoleón, con 55.000 hombres bajo su mando, detuvo el avance de los 120.000 hombres de Schwarzenberg en Mormant, a menos de 50 kilómetros al sureste de París. Después de enterarse de la aplastante derrota de Blücher, los comandantes aliados ordenaron una retirada general 100 kilómetros al sureste de Troyes. Durante los días siguientes, Napoleón reunió sus fuerzas en Nogent-sur-Seine. Mientras tanto, Schwarzenberg reunió al ejército de Bohemia en Troyes y Blücher alcanzó Méry-sur-Seine en una posición de flanco que disuadió a Napoleón de avanzar. No obstante, ante la implacable presión de Napoleón, Schwarzenberg decidió que debía retirarse otros 120 kilómetros al sureste hasta Langres y Blücher casi 200 kilómetros al este hasta Nancy. Sin embargo, al enterarse de la decisión de Schwarzenberg, Blücher temió que vendría después una retirada a través del Rin. En consecuencia, solicitó permiso para que el Ejército de Silesia marchara hacia el norte, cruzara el Marne y se uniera a dos cuerpos del Ejército del Norte de Alemania para otro avance sobre París. Schwarzenberg aprobó y decidió que, por el momento, el ejército de Bohemia se retiraría a sólo 50 kilómetros al este de Bar-sur-Aube.

Schwarzenberg inició su retirada el 23 de febrero y al día siguiente Blücher inició su avance. El 25 de febrero, Napoleón mordió el anzuelo y condujo furiosamente a sus hombres tras Blücher. Al llegar al Marne el 1 de marzo, Napoleón se encontró en una encrucijada: ¿debería seguir persiguiendo a Blücher o tenía que enfrentarse a Schwarzenberg? Su plan para derrotar al ejército de Bohemia implicaba la operación que más temía Schwarzenberg. "Estoy preparado para trasladar la guerra a Lorena", informó a su hermano Joseph, "donde reuniré a mis tropas que están en mis fortalezas en el Mosa y el Rin". Así, el maestro planeó su famoso maniobra sur les derrières para girar el flanco derecho de Schwarzenberg y operar contra su retaguardia.

Si Napoleón hubiera implementado este plan de inmediato, sin duda Schwarzenberg se habría retirado de cabeza al Rin. La evidencia que respalda esta suposición es clara. Con Blücher al norte del Marne, Schwarzenberg habría visto un envolvimiento del ala derecha del Ejército de Bohemia, junto con la aparición de Napoleón en el Rin, como una calamidad monumental.

Pero en lugar de aterrorizar a Schwarzenberg, cuya retirada eventualmente habría obligado a Blücher a renunciar a sus propias operaciones, Napoleón cambió de opinión y optó por continuar la persecución del ejército de Silesia. Basó esta decisión en su abrumadora preocupación por París y la amenaza que le planteaba el ejército de Blücher. Napoleón persiguió así a Blücher, que huyó más al norte hacia el río Aisne. Allí, se unió a los dos cuerpos del Ejército del Norte de Alemania, cuyos comandantes habían convencido a los franceses de que entregaran Soissons y su puente sobre el Aisne el 3 de marzo. Usando el puente de piedra de la ciudad y sus propios pontones, el Ejército de Silesia milagrosamente escapó a través del Aisne con Napoleón acercándose rápidamente.

Después de que Napoleón derrotara a los rusos de Blücher en Craonne el 7 de marzo, el comandante prusiano concentró su ejército en Laon, una ciudad francesa situada en una colina alta y empinada. Al tomar Laon, Napoleón pretendía cortar la línea de operación del enemigo y asegurar París al expulsar al agresivo Blücher. Entonces podría reunir las guarniciones de sus fortalezas del noreste y, así reforzado, caer sobre Schwarzenberg, quien sin duda se retiraría después de enterarse del último revés de Blücher. El 8 de marzo, creyendo que sólo encontraría una retaguardia en Laon, Napoleón decidió acercarse a la ciudad en dos columnas muy separadas, una operación extremadamente arriesgada porque la distancia y el terreno accidentado y accidentado entre sus dos columnas descartaban el apoyo mutuo. Sin embargo, Napoleón condujo a su cuerpo principal de 37.000 hombres al noreste desde Soissons hacia Laon, mientras que el mariscal Auguste-Frédéric de Marmont marchó hacia el noroeste por la carretera de Reims con unos 9.500 hombres. Entre ellos se encontraba Blücher con casi 100.000 hombres y 600 cañones.

El cuerpo ruso del general Ferdinand von Wintzingerode, con 25.200 hombres, formó el ala derecha de Blücher y descansó en el pueblo de Thierret, donde su vanguardia tomó posición con puestos de avanzada que se extendían hacia el suroeste. El III Cuerpo prusiano del teniente general Friedrich Wilhelm von Bülow, con 16.900 hombres, ocupó el centro de Blücher y recibió la tarea de defender la ciudad. El I Cuerpo prusiano del general Hans David von Yorck, con 13.500 hombres, y el II Cuerpo prusiano del teniente general, con 10.600 hombres, proporcionaron el ala izquierda, que estaba ligeramente escalonada hacia el noreste y daba a las carreteras que conducían a Athies y Reims. Dos cuerpos rusos adicionales comandados por los generales Louis Alexandre de Langeron y Fabian Gottlieb von der Osten-Sacken, con casi 38.000 hombres entre ellos, permanecieron en reserva al norte de la altura de Laon. Blücher, que sufría de fiebre e inflamación ocular, ordenó a sus comandantes que mantuvieran una postura defensiva estricta hasta que Napoleón desplegara sus fuerzas. Tan pronto como Napoleón reveló sus intenciones, Blücher planeó lanzar un contraataque aplastante.

NAPOLEÓN ABRIÓ SU ATAQUE la noche del 8 de marzo haciendo que el cuerpo de la Guardia Joven del mariscal Michel Ney expulsara a los rusos de Étouvelles. Dos horas después de la medianoche, Ney presionó el ataque, ganando a Chivy y, al amanecer, había empujado a los rusos a Semilly. Durante la noche había caído mucha nieve y, al amanecer, una espesa niebla cubría todo el campo. Alrededor de las 7 a.m., Ney dirigió la brigada del general de división Pierre Boyer hacia el este contra Semilly, mientras que una división dirigida por el general de brigada Paul Jean-Baptiste Poret de Morvan marchó al noreste desde Leuilly hacia el centro de Blücher en Ardon. Precedido por un considerable cañoneo, Boyer abrió su asalto a Semilly a las 9 a.m., pero los defensores prusianos, comandados por el teniente coronel Friedrich von Clausewitz, rechazaron varios ataques. Mientras tanto, los hombres de Poret de Morvan aprovecharon la escasa visibilidad para sorprender a los prusianos en Ardon y hacerlos retroceder unos 1.000 metros al pie de la altura de Laon. Un contraataque hizo retroceder a los franceses a Ardon, que tenían los hombres de Poret de Morvan.

A las once de la mañana, el pálido sol de invierno había disipado la niebla. Desde su posición ventajosa en las murallas al pie de un bastión llamado Madame Eve, Blücher examinó los delgados batallones franceses desplegados ante Laon y contempló el próximo movimiento de su adversario. Al negarse a creer que Napoleón atacaría con una fuerza tan pequeña, se preocupó de que el ataque real vendría de otra dirección. Al mediodía, Blücher se enteró de que una fuerte columna francesa se acercaba desde Festieux, a 12 kilómetros al norte de Craonne, donde los dos ejércitos se habían enfrentado el 7 de marzo. Supuso que la columna de Festieux probablemente constituía la mayoría del ejército de Napoleón y asestaría el golpe principal. . En consecuencia, el eje de la posición francesa parecía ser el pueblo de Ardon. Creyendo que el principal ataque de Napoleón sería contra el ala izquierda, Blücher decidió con cautela retomar Ardon y sondear las intenciones de la fuerza enemiga opuesta a su derecha.

En la mañana del 9 de marzo, la 12.ª División de Infantería de Wintzingerode atacó la izquierda francesa entre Clacy y Semilly. Al mismo tiempo, cuatro regimientos de húsares, numerosos escuadrones cosacos y algunas baterías de artillería ligera del cuerpo de Sacken se movieron alrededor de la derecha de Blücher para amenazar la extrema izquierda y la retaguardia de Ney. Después de que Wintzingerode obligó a los franceses a salir de Clacy, los rusos intentaron desembocar hacia el oeste hacia Mons-en-Laonnais, pero Ney desató un poderoso contraataque que obligó a los rusos a regresar a Clacy. Después de que Poret de Morvan fuera herido de muerte, la 6.ª Brigada de Bülow condujo a los dos batallones de la Guardia francesa que ocupaban Ardon hasta Leuilly. En ese momento, Napoleón finalmente llegó a Chavignon, a unos 14 kilómetros al suroeste de Laon.

Tan pronto como la 6.ª Brigada hubo asegurado Ardon, Blücher planeó enviar toda la Caballería de Reserva de Bülow hacia el sur a través de Ardon hasta Cornelle para rodear la derecha de Ney. Sin embargo, nuevas dudas se apoderaron de él. Blücher sabía lo suficiente sobre el arte de la guerra de Napoleón como para preguntarse si dejaría sus dos alas tan separadas sin una columna central para conectarlas. Este pensamiento generó preocupaciones de que pronto aparecería una tercera columna en Bruyères, a unos seis kilómetros al sur-sureste de Laon. En consecuencia, hasta que se pudiera reconocer la carretera que atravesaba Bruyères y se determinaran la fuerza y ​​las intenciones de los Festieux, Blücher se negó a ordenar un ataque general y llamó a la 6ª Brigada y Caballería de Reserva de Bülow. Pronto Ardon volvió a caer en un contraataque liderado por Mortier. Además, alrededor de las 3 de la tarde, Blücher recibió un segundo informe que reforzaba la idea de que la columna de Festieux llevaría a cabo el ataque principal. Como resultado, Blücher movió a Sacken y Langeron al ala izquierda, como reserva para Yorck y Kleist, y ordenó a los dos comandantes del cuerpo prusiano que atacaran al enemigo lo antes posible. Para tener el número máximo de regimientos de caballería disponibles para su uso en el terreno abierto a su izquierda, recordó la caballería de Sacken, que para entonces había llegado a la retaguardia de Ney.

A lo largo del día, se habían enviado numerosos correos con órdenes de que Marmont acelerara su marcha, pero todos habían sido capturados o expulsados ​​por los cosacos. Por su parte, Marmont no hizo ningún esfuerzo por establecer comunicación con Napoleón. Asumiendo que Marmont estaba cerca, Napoleón ordenó un ataque a la derecha de Blücher para inducirlo a transferir refuerzos desde su izquierda. Esperaba que esta diversión le diera a Marmont el elemento sorpresa contra Blücher. Alrededor de las 4 p.m. la batalla volvió a ser acalorada. Por orden de Napoleón, la división líder del cuerpo del general Henri François Charpentier, apoyada por una de las divisiones de Ney, logró expulsar a los rusos de Clacy, pero la 6.a Brigada de Bülow recuperó Ardon.

MARMONT & # 8217S VANGUARD HABÍA DESPEJADO FESTIEUX poco después de las 10 a.m., pero el cuerpo se detuvo allí hasta el mediodía en lugar de marchar con el sonido de los cañones de Napoleón. Alrededor de las 3 p.m. su columna principal se acercó a Athies. Una hora más tarde, el general de división Jean-Toussaint Arrighi de Casanova dirigió un ataque que expulsó a los dos batallones prusianos de Athies. Después de que Marmont desplegó su caballería contra el flanco izquierdo del ejército aliado, Yorck y Kleist enviaron su caballería combinada al mando del general Friedrich Wilhelm von Zieten hacia el sureste a través de Cham bry hacia Athies y una posición frente al flanco derecho de Marmont. Con cuatro cuerpos aliados en su frente inmediato y una gran masa de caballería amenazando su derecha, Marmont tuvo suficiente sentido común para no enfrentarse a fuerzas tan superiores. Ordenó a sus soldados, muchos de ellos adolescentes o marineros que sabían poco sobre el servicio de campo, que vivaquearan en el campo. El mariscal pasó la noche en el castillo de Eppes, a seis kilómetros al sureste de Athies.

Mientras Blücher podía ver la pelea en Athies desde Laon, un fuerte viento del oeste silenció el sonido de los cañones. Napoleón, que estaba más lejos, no podía oír los cañones en absoluto, y el humo y la topografía le impidieron ver el ataque de Marmont. Sin saber nada de los movimientos de Marmont, y con la luz del día desapareciendo rápidamente, Napoleón decidió interrumpir el combate alrededor de las 5 p.m.

Al caer la noche, Blücher, con el beneficio de suficientes informes del campo, ya no temía la aproximación de una tercera columna enemiga de Bruyères. Además, la columna de Festieux se estimó en menos de 10,000 hombres. Las declaraciones de los prisioneros confirmaron que Napoleón se había unido a las fuerzas de Ney. Basándose en esta noticia, Blücher ordenó un ataque sorpresa para destruir Marmont.

Era una noche oscura, con la única luz proporcionada por las ruinas humeantes de Athies. A las 6:30 p.m., seis batallones prusianos seguidos por el resto del I Cuerpo de Yorck avanzaron contra el centro de Marmont. Los prusianos entraron en el Athies sin disparar un solo tiro, sorprendiendo y dispersando a la brigada del general de brigada Edme-Aimé Lucotte de la división de Arrighi. A la derecha de Yorck, el II Cuerpo de Kleist marchó a través de los campos entre Athies y la carretera de Reims para aplastar la izquierda de Marmont. Zieten, al mando de unos 7.000 sables, cargó ahora a través de los bosques de Salmoucy a la derecha de Marmont y devastó el vivac de los 2.000 soldados del I Cuerpo de Caballería justo cuando estaban montando sus corceles. Los franceses resistieron con gran valentía y en la oscuridad se produjo una amarga lucha cuerpo a cuerpo. El VI Cuerpo de Marmont pronto huyó.

La infantería prusiana se detuvo en Aippes mientras la caballería perseguía a Marmont, quien resistió brevemente en Festieux antes de retirarse más. Sólo la caballería y algunos batallones cruzaron el desfiladero de Festieux para perseguir al enemigo del otro lado. Casi toda la infantería prusiana regresó a Athies con destacamentos que sostenían Festieux y Aippes. A las 2 de la madrugada, unas siete horas después del ataque sorpresa, Marmont informó al emperador: “Todavía no hemos podido restablecer el orden entre las unidades de tropa, que están todas mezcladas y son incapaces de hacer un movimiento les es imposible para realizar cualquier servicio y, dado que un número considerable de hombres están marchando hacia Berry-au-Bac, me veo obligado a proceder allí para reorganizarme ". Marmont había perdido más de 3.500 hombres, incluidos 2.000 que habían sido tomados como prisioneros, así como 45 armas y 131 cajones. Los prusianos habían perdido alrededor de 850 hombres.

Con el viento aullando durante la noche del 9 de marzo, los puestos avanzados de Napoleón no escucharon el combate en Athies. En consecuencia, el emperador hizo planes para un doble envolvimiento de la posición de Blücher a la mañana siguiente. His staff had already issued the orders when, around 1 a.m., news arrived of Marmont’s debacle. At first, Napoleon refused to believe it then he received a report from a dragoon post at Nouvion-le-Vineux, written at 2:30 a.m., stating that VI Corps had been completely defeated at around 7 p.m. Assuming that Blücher would pursue Marmont, he decided to remain before Laon and attempt to catch Blücher’s columns debouching from their positions. On the open plain, Napoleon reasoned, his superior skills would compensate for his inferior numbers.

Related Content From MHQ

On March 10, pleased by the apparent victory, Blücher issued orders for the entire army to pursue the French. Yet at daybreak, just as his army started to march, Blücher was astonished to see that Napoleon had not only maintained his old position but had arranged his troops for a new attack. Blücher immediately ordered all corps to return to their previous positions only Wintzingerode would take the offensive. At around 9 a.m., the corps of Ney, Charpentier, and Mortier formed for the defense of Clacy Pierre Boyer’s division occupied the brickworks of Semilly, while the right wing extended to Leuilly. Wintzingerode’s Russians launched repeated attacks but could not achieve decisive results. Consequently, Blücher ordered Bülow to shift some battalions from the center to assist the Russians. Observing Bülow’s movement and concluding that Blücher had finally accepted battle, Napoleon ordered the division holding Clacy to assault the Russians Ney led two divisions in a failed effort to take Semilly and Ardon.

Finally convinced that Blücher did not intend to move, Napoleon ordered the retreat to Soissons to commence at 6 p.m. On March 11 a weak rearguard of two battalions, 300 cavalry, and two guns abandoned Clacy only an hour before daybreak. With Blücher ailing, the Army of Silesia did not pursue Napoleon, allowing him to slip away with 24,000 men.

While exacting some 4,000 Allied casualties, Napoleon had lost 6,000 men in addition to Marmont’s 3,500. It was clear that he could not sustain the losses in men, matériel, and morale. “Unfortunately, the Young Guard is melting like snow,” he informed his brother Joseph. “The Old Guard maintains its strength. Yet the Guard Cavalry is also shrinking considerably.”

The battle of Laon presented Napoleon with the last opportunity to change the course of the war by defeating Blücher—an event that most certainly would have prompted Schwarzenberg to retreat. Feeling that the war had taken a turn for the worse, concern for Paris mastered him. “[Blücher’s] army is much more dangerous to Paris than Schwarzenberg’s,” he wrote. “For all circumstances, I am going to move closer to Soissons in order to be closer to Paris but until I have been able to engage this army in a battle, threaten it anew, it is very difficult for me to turn elsewhere.”

On March 11, Napoleon instructed his brother to build redoubts on the hills that overlooked Paris, especially Montmartre. Joseph also received orders to implement a levée-en-masse of the National Guard to raise and arm 30,000 men from the refugees who had fled to Paris and the city’s unemployed. These measures, however, caused overwhelming panic and political agitation that ultimately led to his political demise. Although he would win minor victories at Reims on 13 March and St. Dizier on March 26, the master was out of time. By chasing Blücher to Laon, Napoleon had granted Schwarzenberg one too many reprieves. By failing to inflict serious losses on the Army of Silesia, he had lost the best opportunity to influence Schwarzenberg’s operations.

It did not help that Napoleon’s own intransigence had led the Allies to conclude that a diplomatic settlement was unattainable. While Napoleon was operating against Blücher, Schwarzenberg had resumed the offensive. With the Army of Bohemia closing on Paris, Napoleon no longer had time to “transfer the war to Lorraine.” Any attempt to go east and turn Schwarzenberg’s right flank could result in the Allies reaching Paris before they could feel the effects of his manoeuvre sur les derrières. Unable to smash Schwarzenberg’s rearguard at Arcis- sur-Aube on March 20–21, Napoleon found the two enemy armies between himself and his capital.

The end came quickly. On March 31, Marmont surrendered Paris Napoleon unconditionally abdicated six days later. MHQ

MICHAEL V. LEGGIERE is professor of history and deputy director of the Military History Center at the University of North Texas. He is the award-winning author of five books on the Napoleonic Wars including a biography of the Prussian field marshal Prince Blücher and monographs on Napoleon’s campaigns in 1813 and 1814.

MAP: Alexander Keith Johnston, Battle of Laon, published by William Blackwood and Sons, Edinburgh & London, 1848 / The Stapleton Collection / Bridgeman Images

This article originally appeared in the Autumn 2016 issue (Vol. 29, No. 1) of MHQ — The Quarterly Journal of Military History with the headline: How Napoleon Lost Paris, 1814.

Want to have the exquisitely illustrated, premium-quality print edition of MHQ entregado directamente a usted cuatro veces al año? ¡Suscríbase ahora con ahorros especiales!


VIDEOS

VIDEO: Batería H de la tercera artillería pesada de Pensilvania en Gettysburg

La editora de Civil War Times, Dana Shoaf, comparte la historia de cómo la Batería H de la 3.a Artillería Pesada de Pensilvania se encontró en medio de la Batalla de Gettysburg. .

Dan Bullock: el estadounidense más joven muerto en la guerra de Vietnam

PFC. Dan Bullock murió a los 15 años en 1969 y los esfuerzos para reconocer al joven marino afroamericano continúan y se destacan en este documental de Military Times. (Rodney Bryant y Daniel Woolfolk / Military Times).


Abdication

The face of Defeat - Napoleon broods over the fall of Paris at Fontainebleau

Inconsolable, Napoleon retired to Fontainebleau, still refusing to accept the inevitable truth that his cause was now beyond redemption. He surmised that all was still not lost, and he now summoned every available formation to now join him, and by the 3rd of April, he could count on 60,000 men. On that afternoon he held a review of his troops in the courtyard of Fontainebleau and drew them into his confidence, "Soldiers, by stealing three marches on us, the enemy has made himself master of Paris.. in a few days I will attack Paris. I count on you." The atmosphere became electric as the troops burst out with spontaneous cheers of "Vive l' Empereur! À Paris! À Paris!" But watching the enthusiasm of the rank and file, Napoleon's marshals and his generals stood apart, stony faced and silent.

The next day, heartened by the troops response, Napoleon called for his marshals to receive orders for the drive on Paris, but now they openly rebelled, Macdonald spoke first, exclaiming to him, "We do not intend to expose Paris to the fate of Moscow". An outraged Napoleon told them that he would march, but then the fiery Ney interjected, summoning up the courage to speak for them all, telling him bluntly, "The army will not march on Paris." Napoleon, raising his voice, replied "The army will obey me." "Sire," began Ney, "The army will obey its generals."

It was not true, of course, that the army would obey its generals, and Napoleon knew it. He only had to show himself within the courtyard and the ordinary rank and file would acclaim him and follow him wherever he led, but with the defection of his marshals of this ultimate betrayal, Napoleon felt lost, and after the thunderous silence which followed Ney's outburst, Napoleon asked his marshals to leave so that he could confer with Caulaincourt over the best course of action to take. At length, Napoleon finally accepted he must bow to the inevitable and abdicate, but he tried to assure the succession of his son the 'King of Rome' through a document of conditional abdication.

Caulaincourt, Ney, and Macdonald set out to Paris with Napoleon's conditional abdication and early indications were favourable that the Allies might accept , but then shocking news came in that changed the whole picture Marmont's corps, some 12, 000 strong had defected to the Allies, crossing Austrian lines in their camp. With confirmation of Augereaus abandonment of Lyons and Soult's desperate position in the South of France, the Allies with the sure certainty that they now held all the cards, insisted upon a unconditional surrender. They were not about to let Napoleon rule through the backdoor by a regency.

At Fontainebleau, Napoleon was still issuing detailed instruction for a move to towards Orlean's when his envoys returned with the bad tidings. Thunderstruck, Napoleon was forced to accept that through the defection of Marmont's 12,000 men the most substantial of his corps, his military hopes of any further resistance lie in tatters. On April 6th, Napoleon drafted a new ammended unconditional abdication.

After signing the Treaty of Fontainebleau, and relinquishing his rights on France, Napoleon, on the night of April the 12th, with the bottom having fallen out of his world and in despair lest the Allies prevented the Empress and his son from rejoining him, attempted to escape from his torment by taking his own life. Since his near capture by cosacks at Malojaroslavets in 1812, Napoleon had carried a phial of poison on his person, which he now took. Despite becoming very ill, so much so that Caulaincourt thought that he might not survive the night, the potion had lost its effectiveness over the course of two years and Napoleon survived his suicide attempt.

Farewell to the Guard

For the next few days, Napoleon spent a painful time wandering exasperatedly around Fontainebleau, resigned to what the Allies might do. By the 16th, the Allies had ratified the final form of the treaty, agreeing to allow Napoleon to retain the title of Emperor and giving him full sovereignty over the small island of Elba. It was also stipulated that he would receive two million francs a year, and was to be allowed to take a personal Guard of 600 men into exile with him.

By the of 20th of April, the time had come to say his last farewells and to depart for the island of Elba. In one of the most poignant scenes in history, the Old Guard paraded in the courtyard of Fontainebleau. Facing the immaculate ranks of his Old Guard, Napoleon's words were laced with emotion as he told them: "Soldiers of my Old Guard, I bid you goodbye. For twenty years I have found you uninterrupotedly on the path of honour and glory. Lately no less than when things went well you have continously been models of courage and loyalty. With men like you our cause was not lost but the war could not be ended: it would have been civil war, and that would only have brought France more misfortune. So I have sacrificed our interests for those of the Patrie. I am leaving you, my friends, are going to go on serving France. France's happiness was my one thought and it will always be what I wish for most. Don't be sorry for me if I have chosen to go on living, I have done so in order to go on serving your glory. I want to write about the great things we have done together! . Goodbye, my children! I should like to press you all to my heart, but at least I shall kiss your flag!"

Napoleon's farewell to his Guard at Fontainebleau. April 20th, 1814

Napoleon then callled for his eagle to be brought to him, and as the standard was placed in his arms, he took hold of the flag and pressed it to his heart, before giving it a kiss of farewell. At this, the grizzled warriors of the Guard who many a time had watched unflinching as their blood ran down, could not restrain their sobs. Caught within the mood of the moment, it was noted that tears came to the eyes of the British, Austrian and Prussian commissioners too, except for the Russian. Napoleon lifted his hand, in a simple gesture, "Adieu!" he called,"keep me in your memory!" He turned, entered into his carriage and took to the road to Elba.

The Napoleonic Wars at last seemed to be over, but there was another episode yet to add to the Napoleonic legend, for Europe had not heard the last of Napoleon Bonaparte just yet.


Classement par éditeurs

Plus d'infos

Winter 1814: Hope Against Hope

After dispatching Blücher’s Army of Silesia at Vauchamps, Napoleon diverted temporarily toward the Seine at Montereau, for an inconclusive brush with Schwarzenberg’s Army of Bohemia. His inveterate foe Blücher apparently had learned no lessons and threatened to move again on Paris. By March 3rd Napoleon was returning northward along the bank of the Ourcq River. The fall of Soissons, cheaply surrendered by General Moreau, saw the quarry escape over the Aisne River to link-up with 43,000 reinforcements near Laon, raising his strength to over 100,000. While the Emperor concentrated between Fismes and Berry au Bac, Blücher continued to retreat on Laon. Reaching Craonne, the Emperor decided to advance along the chemin des dames to test Blücher’s position on the plateau, and clear the flank of his advance on Laon.

The next game of the TLNB-Series covers the Campaign in France, Part II:

The major battle was Laon, on 9-10 March, when Napoleon, with 37,000, went up against Blücher's position, on the hill of Laon, with 85,000. (Marshal Marmont with a separate VI Corps was supposed to support the attack, but he was dispersed in a night combat.) Blücher wasn't feeling well and failed to pursue. One more battle was to follow (after two days for R&R) and Napoleon won that battle: Reims, against St. Priest. So actually, he won two out of three.

Craonne, Struggle for the plateau des dames, 7 March

The chemin des dames runs the length of a continuous ridge from the N2 to the N44, the two main highways leading north to Laon. Blücher stationed Sacken and Woronzoff’s infantry on the plateau just west of Craonne. Napoleon decided on a frontal attack up the chemin on what he believed to be no more than a 20,000-man rearguard. The Russians begrudgingly gave ground, gaining it back in a counterattack, and throwing Ney off the Plateau. Once the French Guard cavalry had stabilized the situation, the Russian right flank began to give way under combined pressure of infantry and cavalry. Napoleon directed 88 guns from the Guard artillery to destroy the Russian center and sent the Guard infantry to attack along the chemin to complete the victory. The Russians withdrew in good order.

Laon, Beginning of the End, 9-10 March

Marshal Ney advanced on Laon in the morning snow. Bülow with 17,000 men held the suburbs of Semilly and Ardon. On the plain west of Laon, Winzingerode was posted with 25,000 men east of Laon at Athies, Yorck and Kleist held another 25,000 men Langeron and Sacken were in reserve with 36,000 Napoleon attacked with fewer than 40,000. As the southern suburbs traded hands, Blücher thought that he was being attacked just by an advanced guard, but Napoleon threw everything into Ney’s attack up until 6 PM. Marmont commanded a separate force of 10,000 which had managed to fight their way to Athies by 5 PM, camping for the night. At 7:30, the Prussian Yorck launched a combined arms attack that routed Marmont’s entire camp. A small group of French Guardsmen managed to halt the pursuit. Marmont lost 45 guns, all his wagons, and 3,500 men. Blücher lost a chance to destroy his foe’s small army.

Reims, A Quick Success en passant, 13 March

On March 12th the Russian General St. Priest snatched Reims from its small French garrison. Hearing of this, Napoleon and his small force moved east on the 13th, beginning their attack at 4 PM, quickly driving out the enemy, and cutting communications between Blücher and Schwarzenberg at the same time. Only 10,000 French troops were actually engaged against 15,000 of St. Priest. St. Priest was killed along with 3,000 men while losing 23 guns.

All three maps fit together to create an irregular playing area 44"x68" and covering an entire week of fighting.


Treaty [ edit ]

A council of war met at Troyes on 22 February 1814 attended by Tsar Alexander I of Russia and King Frederick William III of Prussia as well as the senior allied generals to determine their next actions. ΐ] Δ] Schwarzenberg feared, perhaps justifiably, that his force was insufficient to defeat Napoleon and recommended a withdrawal. ΐ] This course of action was opposed by Blücher and General Diebitsch as well as Alexander and Frederick William who wished to engage the French in the field. ΐ] Δ] However, in the end a general withdrawal and separation of the two armies was agreed. & # 915 & # 93

The treaty was put into immediate effect and orders issued to the allied armies. Napoleon hoped to engage the Austrian army near to Troyes on 23 February, but the withdrawal deprived him of the decisive battle that he sought. & # 916 & # 93

Some commentators suggested that the decision to withdraw was made because the allied generals could not agree on a suitable battlefield near to Troyes on which to engage the French. However, it is considered likely that they instead feared losing a decisive engagement upon which hinged the future of Europe: either in the final defeat of Napoleon or the collapse of the Sixth Coalition. & # 915 & # 93


1796-1797

War of the 1st coalition

PART I:
Montenotte
, 11-12 April — Bonaparte 14,000 vs. Argenteau 9,000
Dego, 14-15 April — Bonaparte 12,000 vs. Argenteau 5,700
San Michele 19 April — Sérurier 15,000 vs. Colli 11,000
Mondovi, 22 April — Sérurier 15,000 vs. Colli 11,000

General Bonaparte’s first campaign broke two years of stalemate in the coastal mountains, and succeeded in detaching the Piedmontese from the Austrian alliance.

PART II:
Castiglione
, 5 August — Bonaparte 35,000 vs. Wurmser 15,500
Arcole, 15-17 November — Bonaparte 20,000 vs. Alvintzy 18,500
Rivoli, 14-15 January — Bonaparte 22,000 vs. Alvintzy 28,000
Mantova, 16 January — Bonaparte 28,000 vs. Wurmser 14,000

Bonaparte parried four massive Austrian offensives in six months, marching quickly to gain local superiority.

Image: Napoleon at the Battle of Rivoli, by Henri Félix Emmanuel Philippoteaux


Shiloh

The Battle of Shiloh, also known as the Battle of Pittsburg Landing, allowed Union troops to penetrate the Confederate interior. The carnage was unprecedented, with the human toll being the greatest of any war on the American continent up to that date.

Como terminó

Union victory. The South’s defeat at Shiloh ended the Confederacy’s hopes of blocking the Union advance into Mississippi and doomed the Confederate military initiative in the West. With the loss of their commander, Gen. Albert Sidney Johnston, in battle, Confederate morale plummeted.

En contexto

After the Union victories at Fort Henry and Fort Donelson in February 1862, Confederate general Johnston withdrew from Kentucky and left much of the western and middle of Tennessee to the Federals. This permitted Maj. Gen. Ulysses S. Grant to push his troops toward Corinth, Mississippi, the strategic intersection of the Mobile and Ohio Railroad and the Memphis and Charleston Railroad and a vital troop and supply conduit for the South. Alerted to the Union army’s position, Johnston intercepted the Federals 22 miles northeast of Corinth at Pittsburg Landing. The encounter proved devastating—not only for its tactical failure, but for the extreme number of casualties. After Shiloh, both sides realized the magnitude of the conflict, which would be longer and bloodier than they could have imagined.

To consolidate his forces and prepare for operations against Grant, Johnston marshals his forces at Corinth. The Confederate retreat is welcomed by Grant, whose Army of the Tennessee needs time to prepare for its own offensive up the Tennessee River. Grant's army camps at Pittsburg Landing, where it spends time drilling recruits and awaiting Maj. Gen. Don Carlos Buell’s Army of Ohio. Grant is ordered not to engage the Confederates until he has been reinforced by Buell's army, which is marching overland from Nashville to meet him. Once combined, the two armies will advance south on Corinth.

Anticipating a Federal move against Corinth, Johnston and his 44,000-man Army of Mississippi plan to smash Grant’s army at Pittsburg Landing before Buell can arrive with more Union troops. On April 3, Johnston places his troops in motion, but heavy rains delay his attack. By nightfall on April 5, his army is deployed for battle only four miles southwest of Pittsburg Landing, and pickets from both sides nervously exchange gunfire in the dense woods that evening.

April 6. At daybreak three corps of Confederate infantry storm out of the woods and sweep into the southernmost Federal camps, catching Grant’s men unprepared. Intense fighting centers around Shiloh Church as the Confederates sweep the Union line from that area. Despite heavy fire on their position, Union troops counterattack but slowly lose ground and fall back northeast toward Pittsburg Landing. Throughout the morning, Confederate brigades force Grant’s troops into defensive positions at Shiloh Church, the Peach Orchard, Water Oaks Pond, and a treacherous thicket of oaks posthumously named the Hornets’ Nest by fortunate survivors. That afternoon, while leading an attack on the left end of the Union’s Hornets’ Nest line, Johnston is shot in the right knee. The bullet severs an artery and the commander bleeds to death. Gen. Pierre G. T. Beauregard is appointed the new Confederate commander. Believing his army victorious, Beauregard calls a halt to the attacks as darkness approaches. He is unaware that overnight Buell arrives with reinforcements for Grant. The Union army how has nearly 54,000 men near Pittsburgh Landing and outnumbers Beauregard’s army of around 30,000.

April 7. Grant’s army launches their attack at 6:00 a.m. Beauregard immediately orders a counterattack. The Confederates are ultimately compelled to fall back and regroup all along their line. Beauregard orders a second counterattack, which halts the Federals’ advance but ultimately ends in a stalemate. The timberclads USS Tyler y USS Lexington provides naval artillery support to Grant’s left flank from the Tennessee River. About 3:00 p.m., Beauregard realizes he is outnumbered and, having already suffered tremendous casualties, retreats toward Corinth.

On April 8, Grant dispatches Brig. Gen. William T. Sherman and Brig. Gen. Thomas J. Wood to ascertain the Confederates’ position. At Fallen Timbers, six miles south of the battlefield, they encounter Rebel cavalry under Col. Nathan Bedford Forrest. Forrest charges into the Federals ahead of his own troops and is shot by Federal infantry at point-blank range. Although he will later require difficult surgery to remove the life-threatening bullet, Forrest’s reckless aggression pays off. Federal forces flee in the direction of Pittsburg Landing, allowing the Confederates to escape.

The loss of life on both sides at Shiloh—which, ironically, means place of peace in Hebrew—was staggering. But there were other sad consequences of the battle as well. Johnston’s death was a damaging blow to Confederate morale, particularly for President Jefferson Davis, who held Johnston high in personal and professional esteem. After the war, Davis wrote, “When Sidney Johnston fell, it was the turning point of our fate for we had no other hand to take up his work in the West.”

Grant, though victorious, was vilified in the press after being caught unprepared at Pittsburg Landing on April 6. Critics called for him to be dismissed, but Abraham Lincoln defended his general , declaring “I can’t spare this man, he fights.” Corinth fell to the Union by the end of May, allowing Grant to focus on gaining control of the Mississippi River.

Grant’s previous victories at Forts Henry and Donelson had boosted his confidence. He believed he had the superior army and that the Confederacy would soon collapse. Sherman, in charge of day-today operations at Pittsburg Landing, shared his commander’s arrogance, “I always acted on the supposition that we were an invading army. . . we did not fortify our army against an attack, because we had no orders to do so, and because such a course would have made our men timid.” Despite intelligence about and evidence of Southern forces in the area, Sherman was dismissive. To the Major who reported encountering Confederate troops nearby on April 4, he replied, “You militia officers get scared too easy.” So, when taken unawares by Rebel forces on April 6, the Union troops had no defensive plan in place. With the fighting concentrated in a small area—the Snake River on one side and the Tennessee River on the other—this narrow funnel-shaped zone became a cauldron of death. The battle became a free-for-all, with soldiers attacking one another and calvary working to prevent men from fleeing, rather than launching attacks.

For Grant, who was nine miles downriver at his headquarters, his folly may had been to rely on Sherman, who had several warnings about a Confederate attack but failed to heed them. On April 5, Sherman wrote to Grant, “I have no doubt that nothing will occur today other than some picket firing. The enemy is saucy, but. . . will not press our pickets far. I do not apprehend anything like an attack on our position.” His words soon came back to haunt him. Sherman’s men had just finished breakfast on April 6 when they got word of Confederate units on the march. Sherman rode out to investigate. As he raised his spyglass to view the oncoming troops, the orderly next to him was shot dead by enemy fire. Sherman was shot in the hand. It was only then that reality sunk in. “My God,” he said, we are attacked!”

As news of the carnage at Shiloh spread to North and South alike, the public’s notion that the war would be short-lived ended. Newspaper accounts, many erroneous but all shocking, described the chaos and bloodshed on the battlefield. This changed people’s romantic view of the conflict. The war had turned ruthless. In his memoirs, Grant wrote, “Up to the battle of Shiloh, I, as well as thousands of other citizens, believed that the rebellion against the Government would collapse suddenly and soon, if a decisive victory could be gained over its armies….” After Shiloh, he admitted, “I gave up all idea of saving the Union except by complete conquest.” Sherman reinforced this view, “…we cannot change the hearts and minds of the people of the South, but we can make war so terrible…that the rebels will tire of it.”

The most radical change in view occurred among the soldiers who fought at Shiloh. After the battle Confederate private Sam Watkins of the First Tennessee wrote: “I had been feeling mean all morning, as if I had stolen a sheep … I had heard and read of battlefields, seen pictures of battlefields, of horses and men, of cannons and wagons, all jumbled together, while the ground was strewn with dead and dying and wounded, but I must confess I never realized the ‘pomp and circumstance’ of the thing called ‘glorious war’ until I saw this.”


Ver el vídeo: La batalla de Teruel (Diciembre 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos