Nuevo

¿Cuánto impuesto pagaron los romanos?

¿Cuánto impuesto pagaron los romanos?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Según este chico

La rebelión judía en el año 66 d.C. que encendió la guerra con Roma no fue de ninguna manera inevitable. El judaísmo era una religión legal en el Imperio Romano, y la propia emperatriz de Nerón, Poppaea, estaba muy interesada en él. Al contrario de las novelas y películas bíblicas, en el mundo antiguo te podrían pasar cosas mucho peores que ser conquistado por Roma. Los romanos colgaron los semáforos en su imperio en expansión, frenando la piratería en el mar y el bandidaje por tierra, proporcionando así seguridad en el mundo mediterráneo. Los viajes misioneros del apóstol Pablo hubieran sido imposibles sin la Pax Romana, la "paz romana" que ordenaba la sociedad. En cuanto a los "horrores" de los impuestos romanos, ¡habría preferido pagar el tributo a Roma como ciudadano de Jerusalén que el impuesto sobre la renta estadounidense!

Prefiere pagar impuestos romanos que pagar impuestos sobre la renta estadounidenses. Me pregunto cuánto tuvieron que pagar los romanos.


Los impuestos romanos variaron con el tiempo, pero en general representaban un par de por ciento sobre la riqueza y, a veces, también sobre las ventas. Sin embargo, en las provincias no podían gravar de manera confiable de esta manera, y en su lugar pusieron un gravamen sobre toda la provincia pagadero por el gobernador de la provincia, quien a cambio obtuvo prácticamente el reinado libre en la provincia. Entonces, lo que él gravaba y cuánto, dependía de él.

En general, el gobierno romano se gestionaba como feudos personales. Incluso los ejércitos eran financiados y dirigidos por los generales con su propio dinero personal y, como resultado, las ganancias romanas eran realmente sus ganancias personales también, no terminaron en las arcas del estado, porque no existían las arcas del estado como tales.

http://www.unrv.com/economy/roman-taxes.php

http://www.jstor.org/discover/10.2307/299558?uid=3738840&uid=2129&uid=2&uid=70&uid=4&sid=21101954265801


Como la mayoría de las preguntas sobre la historia romana, la respuesta depende de la época que estés considerando.

En los primeros días de la República Romana, los impuestos públicos consistían en modestas evaluaciones sobre la riqueza y la propiedad de la propiedad. La tasa impositiva en circunstancias normales era del 1% y, a veces, subía hasta el 3% en situaciones como la guerra. Estos modestos impuestos se aplicaban a la tierra, las casas y otros bienes inmuebles, los esclavos, los animales, los artículos personales y la riqueza monetaria. Los impuestos se recaudaban a los particulares y, en ocasiones, la tesorería podía reembolsar los pagos por cobros excesivos. Con una precisión censal limitada, la recaudación de impuestos sobre las personas fue una tarea difícil en el mejor de los casos. UNRV

La misma fuente señala que la agricultura de impuestos suplantó la recaudación de impuestos en el año 167 a. C. El gobierno privatizó la recaudación de impuestos y vendió el privilegio al mejor postor.

En ausencia de un censo sólido, el primer sistema era propenso a perder impuestos y el segundo sistema era propenso a aturdir la corrupción y la opresión.

A principios del Imperio, Augusto volvió a los impuestos directos.

La recaudación de impuestos fue reemplazada por impuestos directos a principios del Imperio y cada provincia estaba obligada a pagar un impuesto sobre el patrimonio de aproximadamente el 1% y un impuesto fijo por cada adulto.

Diocletion centralizó los impuestos (trasladando la responsabilidad de los gobernadores provinciales a una burocracia central) y recurrió a manipulaciones de la oferta monetaria. Sus esfuerzos todavía se utilizan en los cursos de economía como un ejemplo de comportamiento realmente estúpido por parte del gobierno.

n el Imperio temprano (30 a. C.-235 d. C.) el gobierno romano pagó lo que necesitaba en oro y plata. La acuñación fue estable. La requisa, la compra forzosa, se utilizó para abastecer a los ejércitos en marcha. Durante la crisis del siglo III (235-285), el gobierno recurrió a la requisa en lugar del pago mediante monedas degradadas, ya que nunca pudo estar seguro del valor del dinero. La requisa no era ni más ni menos que una incautación. Diocleciano convirtió la requisa en impuestos. Introdujo un nuevo y extenso sistema de impuestos basado en cabezas (cápita) y tierra (iuga) y se vinculó a un nuevo censo regular de la población y la riqueza del Imperio. Los funcionarios del censo viajaron por todo el Imperio, evaluaron el valor de la mano de obra y la tierra de cada propietario y unieron los totales de los propietarios para hacer totales de capital y iuga en toda la ciudad. [242] El iugum no era una medida constante de tierra, sino que variaba según el tipo de tierra y cultivo, y la cantidad de trabajo necesaria para el sustento. El caput tampoco era coherente: las mujeres, por ejemplo, a menudo se valoraban en medio caput y, a veces, en otros valores [241]. Las ciudades proporcionaban animales, dinero y mano de obra en proporción a su cápita, y grano en proporción a su iuga. [242] [notas 13] Wikipedia.

Volviendo a la pregunta: la tasa de impuestos que pagó dependía de cuándo vivía, su relación social con el recaudador de impuestos y una serie de otros factores. En el período citado en el artículo (alrededor del año 66 d. C.), la tributación se basaba en la agricultura de impuestos. Sospecho que cualquiera que prefiera someterse a un aumento de impuestos que a los impuestos estadounidenses está confiando en su habilidad para evadir impuestos. No importa qué acusaciones se impongan contra el IRS, son menos abusivas que los granjeros de impuestos. Sería interesante pedirle a un historiador marxista que analice la recaudación de impuestos y los derechos de cambio; podría ser un lugar donde los marxistas y los libertarios se alinearían (también argumentarían ferozmente contra la noción de que se alinean).


¿Cuánto impuesto pagaron los romanos? - Historia

Roma fue la cuarta potencia mundial en tomar posesión de Palestina y convertir a los judíos en vasallos. Estos últimos, aunque conservaban las características de su nacionalidad y ponían más énfasis que nunca en los aspectos externos de su religión, no habían sido una nación independiente durante mucho tiempo desde el comienzo del cautiverio babilónico. Incluso el reinado de los Macabeos resultó ser solo un último intento desesperado por regresar al antiguo poder y gloria. Alterada por una guerra civil entre los saduceos asmoneos y los fariseos, la nación no estaba en condiciones de presentar un frente unido contra un enemigo externo. El general romano Pompeyo, que en ese momento estaba llevando a cabo una campaña en Siria, aprovechó la oportunidad para interferir. El odio de las partes contrarias hizo imposible un arreglo pacífico de sus diferencias, por lo que Pompeyo finalmente tomó la ciudad el 23 de Siván, un día de ayuno, en el año 63 a.C. Aunque entró en el Templo, e incluso visitó el Santo de Santos, no interfirió en el culto de los judíos, contento con haberlos hecho tributarios del poder de Roma.

Al comienzo de la era cristiana, Herodes idumeo era rey de Judea, que incluía prácticamente todo el país como había sido en la época de David. Después de su muerte, Arquelao se convirtió en gobernante de Idumea, Judea y Samaria, bajo el título de etnarca. En el año 6 d.C., fue desterrado a Vienne, en la provincia de Galia, y sus dominios fueron anexados a la provincia de Siria. Así fue como la parte sur de Palestina fue gobernada por gobernadores, entre los que se encontraban Poncio Pilato, Félix y Festo. Estos estaban bajo la supervisión del legado romano para Siria, e hicieron de Cesarea su capital, visitando Jerusalén solo ocasionalmente. Herodes Antipas se convirtió en tetrarca de Galilea y Perea. Felipe recibió Batanea, Traconitis, Auranitis, Gaulanitis, Panias e Iturea, y residió en Escitópolis, más tarde en Cesarea de Filipo. A su muerte, sus territorios se incluyeron en la provincia de Siria, y en 37 se entregaron a Agripa.

Los romanos, en el caso de Judea, siguieron la misma política que habían empleado hacia sus otras provincias y países tributarios. Se propusieron no interferir con la religión de un pueblo ni obstaculizar ningún uso religioso, siempre que no entraran en conflicto con la gloria de Roma. Pero había que hacer cumplir las leyes de Roma, y ​​se establecieron guarniciones romanas en las principales ciudades, la de Jerusalén ocupando la torre de Antonia, adyacente al Templo. El ajuste de las diferencias religiosas estaba en manos de las autoridades eclesiásticas, pero las penas de carácter civil y penal estaban en manos del gobierno, incluida la pena de muerte pronunciada sobre la base de una transgresión religiosa. La presencia de soldados romanos siempre fue profundamente resentida por los judíos, y especialmente por los fariseos, como una usurpación injustificada de las antiguas libertades.

La mayor dificultad, el principal punto de discordia, entre los judíos y el gobierno romano residía en la cuestión de los impuestos. Los miembros de la Iglesia judía, tanto en Palestina como en la Diáspora, Juan 7, 35, sintieron la obligación de mantener su elaborada forma de adoración como una pesada carga. Las contribuciones voluntarias, las oblaciones y las ofrendas no permitían obtener ingresos suficientes para el mantenimiento del templo y para el pago de los muchos sacerdotes y levitas, por lo que hubo que imponer contribuciones a cada miembro de la Iglesia. El impuesto anual del templo impuesto a todos los contados era, en la época de Jesús, la mitad de un siclo, o un doble dracma, unos 60 centavos, Matt. 17, 24. 27.

La recaudación de impuestos para el gobierno romano estaba en manos de la orden ecuestre. Los miembros de esta orden, a su vez, vendieron el privilegio a hombres prominentes de las provincias, quienes, después de calcular una buena ganancia, entregaron el asunto a los recaudadores de impuestos propiamente dichos, todos los cuales estaban igualmente ansiosos por entregar un centavo a su propia cuenta. El resultado fue un sistema de robos que no dejaba nada que desear por la minuciosidad. La valoración injusta, la extorsión, el chantaje, estaba a la orden del día, y la gente tenía que sufrir. El Talmud distingue dos clases de publicanos, el recaudador de impuestos en general y el funcionario de aduanas. El primero cobraba las cuotas regulares, que consistían en impuestos sobre la tierra, sobre la renta y de capitación. Aquí había oportunidad de exacciones injustas, ya que el impuesto sobre la tierra ascendía a diez e incluso hasta veinte, el impuesto sobre la renta al uno por ciento. Pero la crueldad del sistema se hizo especialmente evidente en el caso del funcionario de la aduana, porque había impuestos y aranceles sobre todas las importaciones y exportaciones, sobre todo lo que se compraba y vendía, dinero puente, dinero de carretera, derechos portuarios. , cuotas de la ciudad, etc. El viaje de un comerciante se hizo todo menos agradable cuando tenía que esperar descargar todos sus animales de carga, abrir cada fardo y paquete, y abrir sus cartas privadas.

En la época de Jesús, un decreto de César había cambiado un poco el sistema de recaudación de impuestos al hacer que los impuestos recaudados por los publicanos en Judea se pagaran directamente al gobierno. Pero este cambio hizo poco para aliviar la carga de la gente, y solo hizo que los publicanos fueran más impopulares, como funcionarios directos del poder pagano. Y poco importaba si el publicano era "grande", como Zaqueo, Lucas 19, 2, y empleaba sustitutos, o "quotsmall", y estaba en la recepción de la costumbre él mismo, Matt. 9, 9. Los publicanos, aunque en su mayor parte miembros de la nación y la Iglesia judías, fueron descalificados para ser jueces y testigos, y fueron tratados en general como marginados sociales, al mismo nivel que los pecadores abiertos. 86)


¿Cuánto impuesto pagaron los romanos? - Historia

En el siglo I d.C., los judíos vivían a través del Imperio Romano en relativa armonía.

Protegidos por Roma y autorizados a continuar su religión, todo estaba bien hasta que la rebelión en Judea llevó a un cambio importante en la práctica de su fe.

A principios del siglo I d.C., los judíos se habían extendido desde su tierra natal en Judea a través del Mediterráneo y había importantes comunidades judías en Siria, Egipto y Grecia. Practicando una religión muy diferente a la de sus vecinos, a menudo eran impopulares. Como resultado, las comunidades judías a menudo estaban unidas para protegerse a sí mismas y a su fe.

Judios en Roma

Los judíos habían vivido en Roma desde el siglo II a. C. Julio César y Augusto apoyaron leyes que permitían la protección de los judíos para adorar como quisieran. Las sinagogas se clasificaron como universidades para eludir las leyes romanas que prohibían las sociedades secretas y se permitió a los templos cobrar el impuesto anual que pagaban todos los hombres judíos por el mantenimiento del templo.

Hubo disturbios: los judíos fueron desterrados de Roma en el 139 a. C., nuevamente en el 19 d. C. y durante el reinado de Claudio. Sin embargo, pronto se les permitió regresar y continuar su existencia independiente bajo la ley romana.

El templo de Jerusalén

Aunque cada comunidad judía adoraba en su propia sinagoga, el templo de Jerusalén seguía siendo el centro espiritual de su adoración.

El templo había sido reconstruido tres veces. La primera fue cuando fue destruida en el 587 a. C. por Nabucodonosor II de Babilonia. El segundo fue cuando los gobernantes extranjeros de Judea lo saquearon y lo destruyeron. La tercera vez, Herodes el Grande lo había reconstruido en el año 20 a. C.

Tenía varias puertas y cámaras, algunas de las cuales estaban abiertas solo para hombres, otras solo para mujeres, mientras que otras estaban reservadas para sacerdotes.

El templo era el lugar de reunión del Consejo Judío, llamado Sanedrín. También contenía escrituras y documentos sagrados judíos. Afuera estaba la plaza del templo, que era un mercado, donde los peregrinos podían comprar animales de sacrificio y convertir moneda extranjera en monedas del templo.

Rebelión en Judea

Aunque Judea estaba gobernada por los romanos, los gobernadores habían practicado el mismo tipo de tolerancia religiosa que se mostró a los judíos en Roma [experto]. Sin embargo, la falta de tacto y la ineficacia de los romanos, junto con el hambre y las disputas internas, llevaron a un aumento del descontento judío.

En el 66 d.C., este descontento estalló en una rebelión abierta. Cuatro años después, el ejército romano aplastó la revuelta, pero también destruyó el templo. Los tesoros sagrados fueron confiscados y exhibidos en procesión por las calles de Roma.

Destrucción del templo

La destrucción del templo cambió fundamentalmente la naturaleza del judaísmo. Los impuestos que antes se pagaban al templo ahora se pagaban a Roma, y ​​la tradición judía de adorar en el templo había terminado. Con solo el Muro Occidental restante del templo en Jerusalén, las sinagogas locales ahora se convirtieron en los nuevos centros de la religión judía.


A donde seguir:
Enemigos y rebeldes: Josefo y Judea
La religión en la antigua Roma - Philo


Feudalismo

Dado que el ejército y la guardia imperial eran absolutamente esenciales, los contribuyentes debían verse obligados a presentar su paga. Los trabajadores tenían que estar atados a su tierra. Para escapar de la carga de los impuestos, algunos pequeños terratenientes se vendieron a la esclavitud, ya que los cautivos no tenían que pagar impuestos y la libertad de impuestos era más deseable que la libertad personal.

En los primeros días de la República Romana, la servidumbre por deudas (nexum) era aceptable. NexumCornell argumenta que era mejor que ser vendido a la esclavitud extranjera o la muerte. Es posible que siglos después, durante el Imperio, prevalecieran los mismos sentimientos.

Dado que el Imperio no estaba ganando dinero con su pueblo esclavizado, el emperador Valente (ca. 368) declaró ilegal venderse a sí mismo como esclavo. Los pequeños terratenientes que se convierten en siervos feudales es una de las diversas condiciones económicas responsables de la caída de Roma.


Tendencias modernas

El desarrollo de la tributación en los últimos tiempos puede resumirse en las siguientes afirmaciones generales, aunque deben tenerse en cuenta las diferencias nacionales considerables: Se ha perdido la autoridad del soberano para recaudar impuestos de una manera más o menos arbitraria, y la facultad de gravar ahora generalmente reside en órganos parlamentarios. El nivel de la mayoría de los impuestos ha aumentado sustancialmente y también lo ha hecho la relación entre los ingresos fiscales y la renta nacional. Los impuestos de hoy se recaudan en dinero, no en bienes. Se ha abolido la recaudación de impuestos —la recaudación de impuestos por contratistas externos— y los impuestos son evaluados y recaudados por los funcionarios públicos. (Por otro lado, como un medio para superar las ineficiencias de las agencias gubernamentales, recientemente se ha contratado la recaudación de impuestos a bancos en muchos países menos desarrollados. Además, algunos países están subcontratando la administración de aranceles aduaneros).

También se ha reducido la dependencia de los derechos de aduana y los impuestos especiales. Muchos países dependen cada vez más de los impuestos sobre las ventas y otros impuestos generales sobre el consumo. Un acontecimiento importante de finales del siglo XX fue la sustitución de los impuestos sobre el volumen de negocios por impuestos al valor agregado. Los impuestos sobre el privilegio de hacer negocios y sobre bienes inmuebles perdieron terreno, aunque han persistido como importantes fuentes de ingresos para las comunidades locales. El peso absoluto y relativo de los impuestos personales directos ha ido en aumento en la mayoría de los países desarrollados, y se ha prestado cada vez más atención al IVA y los impuestos sobre la nómina. A fines del siglo XX, la expansión del comercio electrónico creó serios desafíos para la administración del IVA, los impuestos sobre la renta y los impuestos sobre las ventas. Los problemas de la administración tributaria se vieron agravados por el anonimato de compradores y vendedores, la posibilidad de realizar negocios desde paraísos fiscales extraterritoriales, el hecho de que las autoridades fiscales no pueden monitorear el flujo de productos digitalizados o propiedad intelectual, y la avalancha de flujos de dinero imposibles de rastrear.

Los impuestos sobre la renta (de personas físicas y jurídicas), los impuestos sobre la nómina, los impuestos generales sobre las ventas y (en algunos países) los impuestos sobre la propiedad aportan las mayores cantidades de ingresos en los sistemas fiscales modernos. El impuesto sobre la renta ha dejado de ser un impuesto de "ricos", ahora lo paga la población en general, y en varios países se le une un impuesto sobre el patrimonio neto. El énfasis en el principio de capacidad de pago y en la redistribución de la riqueza, que condujo a tasas graduadas y tasas impositivas marginales máximas altas en el impuesto sobre la renta, parece haber alcanzado su punto máximo, habiendo sido reemplazado por una mayor preocupación por las distorsiones económicas y los desincentivos causados ​​por las altas tasas de interés. las tasas de impuestos. Gran parte de la centralización fiscal se produjo durante gran parte del siglo XX, como se refleja en los tipos de impuestos recaudados por los gobiernos centrales. Ahora controlan los impuestos más importantes (desde el punto de vista de la producción de ingresos): impuestos sobre la renta y corporaciones, impuestos sobre la nómina e impuestos al valor agregado. Sin embargo, en la última década del siglo XX, muchos países experimentaron una mayor descentralización del gobierno y la consecuente devolución de poderes impositivos a los gobiernos subnacionales. Los defensores de la descentralización argumentan que puede contribuir a una mayor autonomía y responsabilidad fiscal, porque involucra a los estados y municipios en los procesos más amplios de política tributaria, simplemente permitir que los gobiernos de nivel inferior compartan los ingresos tributarios de los gobiernos centrales no fomenta dicha autonomía.

Aunque es difícil hacer distinciones generales entre países desarrollados y países menos desarrollados, es posible detectar algunos patrones en su dependencia relativa de varios tipos de impuestos. Por ejemplo, los países desarrollados suelen depender más de los impuestos sobre la renta de las personas físicas y menos de los impuestos sobre la renta de las empresas que los países menos desarrollados. En los países en desarrollo, la dependencia de los impuestos sobre la renta, especialmente de los impuestos sobre la renta de las empresas, generalmente aumenta a medida que aumenta el nivel de la renta. Además, un porcentaje relativamente alto de los ingresos fiscales totales de los países industrializados proviene de los impuestos al consumo interno, especialmente el impuesto al valor agregado (en lugar del impuesto sobre el volumen de negocios más simple). Los impuestos a la seguridad social, comúnmente recaudados como impuestos sobre la nómina, son mucho más importantes en los países desarrollados y los países en desarrollo más ricos que en los países más pobres, lo que refleja la casi falta de sistemas de seguridad social en estos últimos. De hecho, en muchos países desarrollados, los impuestos sobre la nómina rivalizan o superan al impuesto sobre la renta de las personas físicas como fuente de ingresos. Las tendencias demográficas y sus consecuencias (en particular, el envejecimiento de la población activa mundial y la necesidad de financiar las pensiones públicas) amenazan con elevar los impuestos sobre la nómina a niveles cada vez más elevados. Algunos países han respondido privatizando la provisión de pensiones, por ejemplo, sustituyendo las contribuciones obligatorias a las cuentas individuales por impuestos sobre la nómina.

Los impuestos en general representan un porcentaje mucho más alto de la producción nacional en los países desarrollados que en los países en desarrollo. De manera similar, se canaliza más producción nacional para uso gubernamental a través de impuestos en los países en desarrollo con los niveles más altos de ingresos que en aquellos con ingresos menores. De hecho, en muchos aspectos, los sistemas fiscales de los países en desarrollo con los niveles más altos de ingresos tienen más en común con los de los países desarrollados que con los sistemas fiscales de los países en desarrollo más pobres.


Cómo la gente pagaba sus impuestos en tiempos bíblicos

¿Crees que hacer tus impuestos es molesto? Imagínese intentarlo sin una computadora, una calculadora ... o incluso el sistema de números arábigos.

¿Crees que hacer tus impuestos es molesto? Imagínese intentarlo sin una computadora, una calculadora ... o incluso el sistema de números arábigos. Esa era la situación en el antiguo Medio Oriente. Para averiguar cómo la gente lo manejaba, Manuel L. Jose y Charles K. Moore observaron lo que la Biblia tiene que decir sobre los impuestos.

Los impuestos existían en el Medio Oriente incluso antes de los tiempos bíblicos. Citando el trabajo de la arqueóloga Denise Schmandt-Besserat, José y Moore escriben que el primer sistema de contabilidad de la región utilizó fichas que se basaban en una relación de uno a uno con los bienes. Por ejemplo, dos bolas de arcilla representaban dos medidas de grano.

Una vez que surgió el primer estado en Sumer alrededor de 3100 a. C., ese sistema ya no era lo suficientemente bueno. Bajo el nuevo sistema político, los ciudadanos debían traer contribuciones de bienes al templo para ser almacenados y redistribuidos. La evidencia de las tablillas de arcilla recuperadas por los arqueólogos sugiere que la necesidad de contar todo eso llevó al primer sistema de conteo abstracto.

Una moneda romana con el emperador Tiberio de alrededor del 15-18 d.C. (Wikimedia Commons)

Más de un milenio después, Egipto puede haber tenido sus propios problemas con la contabilidad fiscal. Si creemos en Génesis, como visir, José estableció una ley según la cual "una quinta parte del producto pertenece al faraón". Génesis también nos dice que cuando el país aceleró su producción para prepararse para los siete años de hambruna, los excedentes eran demasiado grandes para medirlos. José y Moore sugieren que eso podría reflejar las limitaciones de la aritmética egipcia antigua. Las matemáticas utilizadas en ese momento se basaban en un sistema de conteo, que obligaba a los contadores a reducir la multiplicación y la división a sumas y restas repetidas, resolviendo muchos problemas por ensayo y error.

Después del Éxodo, cuando Israel se transformó de una tribu a una nación, gravó un impuesto del 10 por ciento sobre los productos y los rebaños. José y Moore escriben que esto era menos que en Egipto porque se usaba solo para sostener el tabernáculo y los sacerdotes, no para propósitos generales de bienestar social. En términos modernos, Israel usó la regulación en lugar de los impuestos para ayudar a los pobres: Levítico pidió a los agricultores que dejen los productos en los bordes de sus campos y no recolecten sus viñedos demasiado a fondo, dejando suficiente para que los "pobres y extranjeros" espigar después de la cosecha.

A medida que Israel se desarrolló como nación, sus demandas crecieron. Según I Reyes, el rey Salomón reclutó a 30.000 hombres de todo Israel para trabajar como madereros en el Líbano. La nación instituyó un "impuesto de capitación" per-capital, así como un impuesto sobre la renta pagado en harina, harina, ganado, ovejas, aves y otras provisiones. Con el tiempo, los fuertes impuestos llevaron a la división del reino en Israel y Judea en 880 a. De la E.C.

Pero José y Moore señalan que la contabilidad debe haber seguido siendo un problema para los antiguos israelitas, quienes deletreaban grandes números en hebreo en lugar de usar números. Como señalan: “Es incomprensible cómo hubiera sido posible la administración de cualquier sistema tributario en tales condiciones. & # 8221


Historia de las iglesias y los impuestos

Una encuesta de junio de 2008 de más de 1.200 adultos que muestra los puntos de vista de los estadounidenses sobre las iglesias que respaldan a los candidatos políticos.
Fuente: LifeWay Research, & # 8220New Research on Politics and the Church, & # 8221 blogs.lifeway.com, 24 de septiembre de 2008

Las iglesias estadounidenses recibieron una exención oficial del impuesto sobre la renta federal en 1894, [38] y han estado exentas de impuestos extraoficialmente desde la fundación del país. [39] Los 50 estados de EE. UU. Y el Distrito de Columbia eximen a las iglesias del pago de impuestos sobre la propiedad. [5] [40] Las donaciones a iglesias también son deducibles de impuestos. [41] Continúa el debate sobre si estos beneficios fiscales deben conservarse o no.

Los defensores argumentan que una exención de impuestos mantiene al gobierno fuera de las finanzas de la iglesia y, por lo tanto, defiende la separación de la iglesia y el estado. Dicen que las iglesias merecen una exención de impuestos porque brindan servicios sociales cruciales, y que las exenciones de impuestos para las iglesias han estado vigentes durante más de 200 años sin convertir a Estados Unidos en una teocracia.

Los opositores argumentan que otorgar a las iglesias exenciones especiales de impuestos viola la separación de la iglesia y el estado, y que las exenciones de impuestos son un privilegio, no un derecho garantizado por la Constitución de los Estados Unidos. Dicen que en tiempos económicos difíciles, el gobierno no puede permitirse lo que equivale a un subsidio por valor de miles de millones de dólares cada año.

Orígenes de la exención fiscal para las iglesias

La exención de impuestos para las iglesias se remonta al Imperio Romano, cuando Constantino, Emperador de Roma desde 306-337, otorgó a la iglesia cristiana una exención completa de todas las formas de impuestos después de su supuesta conversión al cristianismo alrededor del año 312. [2] [ 3] [4] La propiedad de la Iglesia utilizada con fines religiosos también estaba exenta de impuestos en la Inglaterra medieval, basándose en el razonamiento de que la iglesia relevó al estado de algunas funciones gubernamentales y, por lo tanto, merecía un beneficio a cambio. [2] El Estatuto Inglés de Usos Caritativos de 1601, que incluía iglesias junto con todas las demás instituciones caritativas, formó la base de la exención de impuestos moderna de Estados Unidos para organizaciones benéficas. [45]

Historia americana temprana de la exención de impuestos para las iglesias

En el momento de la Revolución Americana, nueve de las 13 colonias originales estaban otorgando algún tipo de desgravación fiscal a las iglesias. [2] En 1777, Virginia promulgó oficialmente una exención del pago de impuestos a la propiedad a & # 8220 casas para el culto divino & # 8221. [5] Nueva York siguió en 1799, y el Congreso eximió a todas las iglesias en el Distrito de Columbia de pagar impuestos a la propiedad en 1870. [48] [5]

Durante el siglo XIX, al menos tres presidentes de Estados Unidos expresaron su oposición a que las iglesias retengan exenciones de impuestos sobre la propiedad: James Madison, James Garfield y Ulysses S. Grant. [49] [24] [50] El presidente Grant presentó una petición de 900 pies de largo que contenía 35.000 firmas al Congreso en 1875, exigiendo & # 8220que las iglesias y otras propiedades eclesiásticas ya no estén exentas de impuestos. & # 8221 Grant le dijo al Congreso que En 1850, las propiedades de la iglesia en los Estados Unidos que no pagaban impuestos, municipales o estatales, ascendían a unos 83 millones de dólares. En 1860, la cantidad se había duplicado en 1875, es de aproximadamente $ 1 mil millones. Para 1900, sin cheque, es seguro decir que esta propiedad alcanzará una suma superior a los $ 3 mil millones, una suma tan grande, recibiendo toda la protección y los beneficios del gobierno sin asumir su parte de las cargas y gastos de la misma. no ser mirado con aquiescencia por aquellos que tienen que pagar los impuestos. & # 8221 [50]

Un monumento ubicado en Filadelfia, Pensilvania, que muestra la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que contiene las cláusulas de Establecimiento y Libre Ejercicio en el corazón del debate sobre las iglesias y los impuestos.
Fuente: & # 8220Mary House & # 8217s Boarding House (Fifth & amp Market Streets), & # 8221 teachingamericanhistory.org (consultado el 9 de noviembre de 2011)

La exención del impuesto sobre la renta federal para iglesias de EE. UU. No se promulgó anteriormente como legislación hasta que el Congreso aprobó la Ley de Aranceles en 1894, que proporciona exenciones de impuestos a corporaciones, empresas o asociaciones organizadas y realizadas únicamente con fines benéficos, religiosos o educativos. & # 8221 [51] Esta fue la primera vez que el gobierno federal declaró a un grupo exento de pagar impuestos, a diferencia de su práctica anterior de incluir únicamente entidades sujetas a impuestos. [38] Aunque la Ley de Aranceles fue declarada inconstitucional en 1896, la exención de impuestos eclesiásticos fue restablecida por la Ley de Ingresos de 1913, que definió el sistema moderno de impuestos sobre la renta estadounidense. [45] [46] El 14 de enero de 1924, la Corte Suprema de Estados Unidos interpretó el motivo de la exención en Trinidad contra la Sagrada Orden: & # 8220Evidentemente, la exención se hace en reconocimiento del beneficio que el público obtiene & # 8221 de las iglesias & # 8217 & # 8220 actividades corporativas & # 8221 [47]

IRS, exención de casa parroquial y la Enmienda Johnson

El Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos (IRS) clasifica a las iglesias como organizaciones benéficas sin fines de lucro 501 (c) (3), que están exentas del impuesto federal sobre la renta y pueden aceptar donaciones deducibles de impuestos. [1] Sin embargo, a diferencia de las organizaciones benéficas seculares, las iglesias se consideran automáticamente organizaciones 501 (c) (3) y, aunque pueden hacerlo de forma voluntaria, la ley no les exige que presenten una solicitud de exención o paguen la tarifa de solicitud. (hasta $ 850 al 24 de octubre de 2011 [42]). [1]

Además, utilizando un beneficio conocido como & # 8220 exención de rectoría & # 8221 (o & # 8220 exención parroquial & # 8221), & # 8220 los ministros de religión autorizados, comisionados u ordenados & # 8221 pueden deducir la mayor parte del dinero que gastan en vivienda de su impuesto sobre la renta federal, y estas propiedades a menudo están exentas de impuestos estatales sobre la propiedad. [41] [43] [44] La exención existe desde 1921, y los líderes de organizaciones benéficas sin fines de lucro seculares no disponen de una exención fiscal equivalente. [60] [41] Ha surgido una batalla legal para determinar si la exención puede aplicarse a múltiples hogares usados ​​por un solo pastor. En marzo de 2011, una decisión del Tribunal Fiscal de los EE. UU. 7-6 dictaminó que Phil Driscoll, un ministro ordenado y trompetista ganador del premio Grammy encarcelado por evasión de impuestos, estaba exento del impuesto federal sobre la renta por $ 408,638 utilizados para comprar una segunda casa cerca de Cleveland, TN. . El tribunal determinó que la palabra & # 8220home & # 8221 utilizada en el código fiscal es equivalente a & # 8220homes & # 8221 [62] Sin embargo, el 8 de febrero de 2012, el Tribunal de Apelaciones del Undécimo Circuito de Atlanta anuló la decisión anterior en un fallo de 3-0, que indica que & # 8220Congreso destinado a que la exclusión de la asignación de casa parroquial se aplique a una sola casa. & # 8221 [65]

La prohibición de la intervención de la iglesia en campañas políticas se convirtió en ley en 1954 con la aprobación de la enmienda del entonces senador Lyndon Johnson a la sección 501 (c) (3) del Código de Rentas Internas (IRC), que cubre las organizaciones benéficas exentas de impuestos en general. [7] [52] La enmienda fue aprobada sin información registrada de iglesias o cualquier otro grupo caritativo. [7] Según el IRC enmendado, las iglesias y todas las demás organizaciones benéficas 501 (c) (3) tienen & # 8220 absolutamente prohibido participar o intervenir directa o indirectamente en cualquier campaña política en nombre de (o en oposición a) cualquier candidato para cargos públicos electivos & # 8221 si van a permanecer exentos de impuestos. [IRC 8] Las contribuciones a los fondos de campañas políticas en apoyo u oposición a candidatos también están prohibidas, pero los pastores pueden hacer campaña como individuos sin el sello de la iglesia, y las iglesias pueden hablar sobre asuntos públicos siempre que no & # 8217t & # 8220 una parte sustancial de sus actividades para intentar influir en la legislación. & # 8221 [1]

James Hale, the Lord High Master of the Church of the IV Majesties, granted tax-exempt status by the state of Oklahoma in spring 2010.
Source: Sarah Netter, “Satanist Church Rents Out Oklahoma City Civic Center for Exorcism,” abcnews.go.com, Sep. 1, 2010

In practice, however, the IRS rarely investigates churches for violating the political campaign ban. [35] The IRS has successfully used the Johnson Amendment to revoke the tax-exempt status of only one church since the law was enacted in 1954: the Church at Pierce Creek in Binghamton, NY. [6] The church had placed a full-page advertisement in EE.UU. Hoy en día y el Washington Times four days prior to the 1992 presidential election, listing some of Bill Clinton’s views on abortion, homosexuality and the distribution of condoms to teenagers in public schools, and comparing them unfavorably with the Ten Commandments. The ad went on to ask, “How then can we vote for Bill Clinton?” and specified, in fine print at the bottom of the page: “This advertisement was co-sponsored by The Church at Pierce Creek… Tax-deductible donations for this advertisement gladly accepted.” [7]

Two US Supreme Court Cases on Church Taxation

On May 4, 1970, the US Supreme Court upheld property tax exemptions for churches, declaring them to be in accordance with the Establishment Clause of the First Amendment of the US Constitution. In the majority opinion written by Chief Justice Warren E. Burger in Walz v. Tax Commission of the City of New York, the Court stated in its 8-1 decision that the exemptions did not equate with “the ‘establishment’ of a religion [that] connoted sponsorship, financial support, and active involvement of the sovereign in religious activity,” all of which are prohibited. [5][53] The Court also defended the tax benefit on the basis that churches “foster [the community’s] ‘moral or mental improvement.'” Furthermore, the court warned that taxing churches would be a violation of the Free Exercise Clause of the First Amendment, which bars government interference in religious affairs. [53]

The 1983 US Supreme Court case Regan v. Taxation with Representation of Washington upheld the 1954 Johnson Amendment barring churches (and other nonprofit charities) from receiving tax exemptions if they intervene in political campaigns. Then-Associate Justice William H. Rehnquist, on behalf of the unanimous Court, wrote that the IRS is under no obligation to grant a tax benefit to lobbying organizations, and that the freedoms guaranteed by the First Amendment do not have to be sponsored by the federal government in the form of a tax break. [27]

Scientology, the Mormon Church, and Challenge to Tax Exemption

The Church of Scientology battled the IRS for 25 years to regain its tax exemption after the IRS withdrew it 1967, claiming the organization was a commercial enterprise rather than a church. [30] The IRS decision was upheld by numerous courts, despite Scientology and its members bringing 2,200 lawsuits against the IRS and its officials over the course of the dispute. [30][54] The New York Times revealed in Mar. 1997 that during Scientology’s campaign against the IRS, the organization’s lawyers had “hired private investigators to dig into the private lives of I.R.S. officials and to conduct surveillance operations to uncover potential vulnerabilities.” [30]

TIEMPO magazine cover featuring the Church of Scientology, which battled the IRS for 25 years to prove it was a nonprofit church and not a business enterprise.
Source: “Scientology Exposed,” time.com, May 6, 1991

In 1991, Scientology’s ecclesiastical leader David Miscavige met with then-IRS Commissioner Fred T. Goldberg Jr. and offered to call off the group’s lawsuits in exchange for regaining its tax-exempt status. los New York Times stated that in agreeing to Miscavige’s proposal, Goldberg “created a special committee to negotiate a settlement with Scientology outside normal agency procedures” and that IRS “tax analysts were ordered to ignore the substantive issues in reviewing the decision,” according to IRS files. [30] In order to receive the exemption, Scientology agreed to pay the IRS $12.5 million and “agreed to more Federal Government intrusion than perhaps any religious organization has ever allowed.” [54]

In Nov. 2008, the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (Mormon Church) was accused by protesters of violating its tax-exempt status by supporting the passage of California’s Proposition 8, a ballot initiative outlawing civil marriages for same-sex couples. [55][56] However, Americans United for Separation of Church and State (AU) Executive Director Barry W. Lynn explained that the Mormons “almost certainly have not violated their tax exemption. While the tax code has a zero tolerance for endorsements of candidates, the tax code gives wide latitude for churches to engage in discussions of policy matters and moral questions, including when posed as initiatives.” [55]

On Oct. 12, 2011, AU wrote to the IRS to report Pastor Robert Jeffress, who had posted a video of himself endorsing Texas Gov. Rick Perry on the First Baptist Church of Dallas website. [57] The IRS did not respond.

President Trump signed an executive order on May 4, 2017 titled “Promoting Free Speech and Religious Liberty,” which he says “directs the IRS not to unfairly target churches and religious organizations for political speech.” He said, “No one should be censoring sermons or targeting pastors.” The executive order limits enforcement of the 1954 Johnson Amendment, which prohibits churches from campaigning for or against political candidates, but it does not yet “totally destroy” it as Trump had promised during his presidential campaign. De acuerdo con la National Law Review, “It has been widely reported that the Johnson Amendment is not currently being enforced. In this light, the executive order is unlikely to have any practical effect.” [66]


The Republic Fails

The Roman Republic was in trouble. It had three major problems. First the Republic needed money to run, second there was a lot of graft and corruption amongst elected officials, and finally crime was running wild throughout Rome.

1. Rome needed money to run.

The Republic needed money to pay the legions, to build roads, sewers, aqueducts, and arenas, and to pay for the welfare programs that fed the poor. To get this money Rome created a system called tax farmers.

A tax farmer was a person who bought the right from the Senate to tax all the people and business in a certain area. The biggest problem with this system is that the senate didn't set up any controls on the tax farmers. They didn't say how much taxes were, or who got taxed. They left all that up to the tax farmer.

Tax farming was a business, and the tax farmers were in it to make a profit. While most Romans were willing to pay taxes, and even allow the tax farmer some profit, many of the tax farmers went way beyond what people expected. Many of them saw this as a way to get rich. Plus, since the tax farmer decided who got taxed and who didn't, you could bribe the tax farmer to make your taxes low or maybe tax your competitors out of business, or if you had enough bribe money, maybe both. If a Roman citizen didn't pay their taxes at whatever amount the tax farmer set, you and your entire family could be sold into slavery.

Even with the tax farmer system, the Roman government wasn't getting enough money and Rome was going broke.

2. Elected officials were corrupt.

Under Roman law you could pay someone to vote for you. So rich people could actually buy their way into the senate. Once in the Senate, there were many ways to get huge amounts of money. Remember the tax farmer? Since they bought the position from the Senate, the Senate set the amount it cost and decided who actually got the job. Plus the Senate decided who got to build the roads, arenas etc. So construction companies bribed the Senate to get the construction contracts. Finally since the Senate made all the laws, people could bribe senators to make laws that they wanted. The Government of the Republic was rife with corruption and graft.

3. Rome was riddled with crime. Criminals ran wild in Rome. Since there was no police force, there was no one to stop them. It was not safe to walk the streets without a guard. Wealthy Romans hired guards and even built their own small armies to protect their homes and families. This led to further problems when the guards of one wealthy family fought the guards of another family over insults or business territories. The Senate couldn't do anything since there was no money to hire police or even create a militia.

There were other problems in Rome to add to these. Senators didn't trust each other, and they really didn't trust the legions. They even passed laws making it illegal for a legion to enter Rome. Rome was a disaster. The people of Rome were tired of the mess and wanted the problems solved and the corruption ended. Julius Caesar told the people of Rome that he could solve all of Rome's problems.


Income Taxes

The Civil War led to the creation of the country's first income tax and the first version of the Office of the Commissioner of Internal Revenue—the earlier version of what we now call the Internal Revenue Service (IRS). This office took over the responsibility of collecting taxes from individual states. Excise taxes were also added to almost every commodity possible—alcohol, tobacco, gunpowder, tea.

The federal income tax as we know it was officially enacted in 1913, while corporate income taxes were enacted slightly earlier in 1909.  

Other Taxes

The first estate tax was enacted in 1797 in order to fund the U.S. Navy. It was repealed but reinstituted over the years, often in response to the need to finance wars. The modern estate tax as we know it was implemented in 1916.

Multiple taxes were created in the 1920s and 1930s:

  • The gift tax came about in 1924.   were first enacted in West Virginia in 1921. Eleven other states followed suit in 1933. By 1940, 18 more states had a sales tax in place.   Alaska, Delaware, Montana, New Hampshire, and Oregon are the only states without a sales tax.  
  • President Franklin Roosevelt signed the Social Security Act in 1935. The government first collected Social Security taxes in January 1937, although no benefits were paid until January 1940.  

The alternative minimum tax (AMT), a type of federal income tax, wasn't enacted until 1978.   This parallel system uses a separate set of rules to calculate taxable income after allowed deductions. It was designed to prevent taxpayers from avoiding their fair share of taxes.  


What is the temple tax?

The temple tax was required of Jewish males over age 20, and the money was used for the upkeep and maintenance of the temple. In Exodus 30:13&ndash16, God told Moses to collect this tax at the time of the census taken in the wilderness. In 2 Kings 12:5&ndash17 and Nehemiah 10:32&ndash33, it seems the temple tax was paid annually, not just during a census. This half-shekel tax wasn’t a large sum of money, but roughly equivalent to two days’ wages. According to the tractate Shekalim in the Talmud, the temple tax was collected during one of the these Jewish festivals: Passover, Pentecost, or Tabernacles.

The temple tax is also mentioned in the New Testament in Matthew 17:24&ndash27 when Peter was confronted by the religious leaders collecting the tax. The leaders asked Peter, “Doesn’t your teacher pay the temple tax?” The leaders may have been attempting to prove Jesus’ disloyalty to the temple or His violation of the Law. Peter affirmed that Jesus did pay the temple tax. When Peter came into the house where Jesus was, the Lord asked him, “From whom do the kings of the earth collect duty and taxes&mdashfrom their own children or from others?” Peter replied that kings collect from others because their children are exempt. Jesus’ point was that, since the temple was His Father’s house, Jesus was exempt. Why should the Son of God pay a tax to His own Father?

Even though Jesus, as the Son of God, and His disciples were exempt from paying the temple tax, they would pay the tax in order to not offend the Jewish leaders (Matthew 17:27). Jesus then instructs Peter to throw out a fishing line, which would result in a catch. When Peter opened the fish’s mouth, he found a coin that happened to be the correct amount for the temple tax for him and Jesus.

Jesus used the question about the temple tax to teach a lesson. Christians are free, but they must sometimes relinquish their rights in order to uphold their witness and not cause others to stumble. True freedom is not serving ourselves but others (see Galatians 5:13).


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos