Consejos

El significado de Maggie en el 'Recitatif' de Toni Morrison

El significado de Maggie en el 'Recitatif' de Toni Morrison


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El cuento corto de Toni Morrison, "Recitatif", apareció en 1983 en "Confirmación: una antología de mujeres afroamericanas". Es la única historia corta publicada de Morrison, aunque a veces se han publicado extractos de sus novelas como piezas independientes en revistas, como "Sweetness", extraída de su novela de 2015 "God Help the Child".

Los dos personajes principales de la historia, Twyla y Roberta, están preocupados por el recuerdo de la forma en que trataban, o querían tratar, a Maggie, una de las trabajadoras del orfanato donde pasaban el tiempo cuando eran niños. "Recitatif" termina con un personaje sollozando, "¿Qué demonios le pasó a Maggie?"

El lector se pregunta no solo sobre la respuesta, sino también sobre el significado de la pregunta. ¿Se pregunta qué le pasó a Maggie después de que los niños abandonaron el orfanato? ¿Se pregunta qué le sucedió mientras estaban allí, dado que sus recuerdos entran en conflicto? ¿Está preguntando qué pasó para hacerla callar? ¿O es una pregunta más importante, preguntar qué pasó no solo con Maggie, sino con Twyla, Roberta y sus madres?

Forasteros

Twyla, la narradora, menciona dos veces que Maggie tenía piernas como paréntesis, y esa es una buena representación de la forma en que Maggie es tratada por el mundo. Ella es como algo entre paréntesis, aparte, separada de las cosas que realmente importan. Maggie también es muda, incapaz de hacerse oír. Y se viste como una niña, con un "pequeño sombrero estúpido, un sombrero para niños con orejeras". Ella no es mucho más alta que Twyla y Roberta.

Es como si, por una combinación de circunstancias y opciones, Maggie no pudiera o no participara en la ciudadanía adulta en el mundo. Las chicas mayores explotan la vulnerabilidad de Maggie, burlándose de ella. Incluso Twyla y Roberta la llaman por sus nombres, sabiendo que no puede protestar y medio convencida de que ni siquiera puede escucharlos.

Si las niñas son crueles, tal vez sea porque todas las niñas en el refugio también son extrañas, excluidas del mundo dominante de las familias que cuidan a los niños, por lo que vuelven su desprecio hacia alguien que está aún más al margen de lo que están. Como niños cuyos padres están vivos pero no pueden o no los cuidan, Twyla y Roberta son forasteros incluso dentro del refugio.

Memoria

Mientras Twyla y Roberta se encuentran esporádicamente a través de los años, sus recuerdos de Maggie parecen jugarles una mala pasada. Uno recuerda a Maggie como negra, la otra como blanca, pero eventualmente, ninguno se siente seguro.

Roberta afirma que Maggie no cayó en el huerto, sino que fue empujada por las niñas mayores. Más tarde, en el punto álgido de su discusión sobre el transporte escolar, Robert afirma que ella y Twyla también participaron en patear a Maggie. Ella grita que Twyla "pateó a una pobre anciana negra cuando estaba en el suelo ... Usted pateó a una dama negra que ni siquiera podía gritar".

Twyla se encuentra menos preocupada por la acusación de violencia (se siente segura de que nunca hubiera pateado a nadie) que por la sugerencia de que Maggie era negra, lo que mina su confianza por completo.

'Recitatif' Significado y pensamientos finales

En diferentes momentos de la historia, ambas mujeres se dan cuenta de que, aunque no patearon a Maggie, querían hacerlo. Roberta concluye que querer era lo mismo que realmente hacerlo.

Para la joven Twyla, mientras observaba a las "chicas gar" patear a Maggie, Maggie era su madre tacaña e insensible, ni escuchaba a Twyla ni le comunicaba nada importante. Justo cuando Maggie se parece a un niño, la madre de Twyla parece incapaz de crecer. Cuando ve a Twyla en Pascua, saluda "como si fuera la niña que busca a su madre, no a mí".

Twyla afirma que durante el servicio de Pascua, mientras su madre gimió y volvió a aplicar el lápiz labial, "Todo lo que podía pensar era que realmente necesitaba que la mataran".

Y nuevamente, cuando su madre la humilla al no empacar un almuerzo para que tengan que comer gominolas de la canasta de Twyla, Twyla dice: "Podría haberla matado".

Entonces, tal vez no sea de extrañar que cuando Maggie es derribada, incapaz de gritar, Twyla está secretamente complacida. La "madre" es castigada por negarse a crecer, y se vuelve tan impotente para defenderse como Twyla, lo cual es una especie de justicia.

Maggie había sido criada en una institución, al igual que la madre de Roberta, por lo que debe haber presentado una visión aterradora del posible futuro de Roberta. Ver a las chicas mayores patear a Maggie, el futuro que Roberta no quería, debe haber parecido exorcizar a un demonio.

En Howard Johnson's, Roberta simbólicamente "patea" a Twyla al tratarla con frialdad y reírse de su falta de sofisticación. Y con los años, el recuerdo de Maggie se convierte en un arma que Roberta usa contra Twyla.

Es solo cuando son mucho mayores, con familias estables y un claro reconocimiento de que Roberta ha logrado una mayor prosperidad financiera que Twyla, que Roberta finalmente puede colapsar y luchar, por fin, con la pregunta de qué le sucedió a Maggie.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos